La piedra en el zapato de Zidane

El técnico francés deberá gestionar el enfado de un futbolista muy dolido con el despido de Benítez

Fotografía: La piedra en el zapato de Zidane
Fotografía: La piedra en el zapato de Zidane

Los jugadores del Real Madrid celebraron el despido de Rafa Benítez y el nombramiento de Zinedine Zidane como entrenador del primer equipo. Todos no, pero casi. La alegría de la mayoría contrasta con la preocupación de Gareth Bale, un futbolista por quien Florentino Pérez pagó 101 millones de euros y que alcanzó su mejor nivel con el técnico madrileño en el banquillo.

Bale está preocupado y molesto. En los últimos meses ha visto muchas cosas que no le han gustado en el vestuario del Bernabéu. Muchos compañeros despotricaban contra Benítez y montaron una campaña contra el técnico. El galés está convencido que los jugadores se cargaron a Rafa y teme que la vieja guardia recupere todo su poder con Zidane en el banquillo.

El representante de Bale

«A ver qué pasa con Bale», ha manifestado recientemente Jonathan Barnet, el representante del delantero galés, el mismo que hace unos meses denunció que Cristiano Ronaldo estaba más preocupado por vender calzoncillos que por jugar al fútbol.

Zidane ya ha reconocido que Bale está preocupado. Ahora deberá ganarse al delantero galés. El técnico francés, paralelamente, ya ha tendido su mano a Isco, James, Benzema y Cristiano Ronaldo, cuatro jugadores con los que chocó Benítez y que habían expresado su malestar a Florentino Pérez.