La imagen en el iPad que le costó 60 millones de euros al Barça

Bartomeu tiró del dicho "una imagen vale más que mil palabras", pero falló

Fotografía: La imagen en el iPad que le costó 60 millones de euros al Barça
Fotografía: La imagen en el iPad que le costó 60 millones de euros al Barça

La relación entre el Barça y Qatar Airways sigue en punto muerto. El entendimiento del futuro patrocinio está más lejos que cerca, aunque todo es posible. El club maneja alternativas parecidas, pero no quiere descartar nada. El vicepresidente Manel Arroyo y el director comercial, Francesco Calvo, han viajado a Doha para mantener un (pen)último encuentro con los responsables de la aerolínea con el objetivo de desencallar una operación que se truncó por culpa de un iPad.

La renovación con Qatar estaba pactada antes de las elecciones. El ex vicepresidente Javier Faus apalabró una importante mejora de las condiciones que casi doblaba las actuales por menos activos (quedaba libre la camiseta de entrenamiento y parte del frontal del Camp Nou). Josep Maria Bartomeu aplazó la firma hasta después de las elecciones para que nadie utilizara el contrato en su contra en los comicios. Una vez coronado presidente, y con el triplete bajo el brazo, tensó tanto la cuerda con la aerolínea que se rompió.

100 millones anuales

Las condiciones pactadas por Faus no convencían a todos en Qatar. Pagar más (60 millones anuales) por menos es algo que solo defendía Hassan Al-Thawadi, máximo responsable de Qatar 2022 y contacto del Barça en las negociaciones. Él quiso mantener la palabra dada al club azulgrana. El problema se produjo cuando Bartomeu pidió otra mejora de las condiciones. Se llevó la tableta a Doha y señaló en ella una imagen de la MSN. «Esto vale 100 millones (por temporada)», dijo el presidente, que siempre ha buscado lo mejor para el club. Ya nada volvió a ser igual.

Los dirigentes de Qatar Airways dieron puerta a la comitiva azulgrana. Se sintieron engañados, después de haber realizado una importante apuesta por el club, con más dinero por menos activos. Todo quedó encallado. El Barça, posteriormente, intentó dar marcha atrás sin éxito. Quedan cinco meses de contrato y la entidad azulgrana sigue sin firmar el contrato de patrocinio para 2016.