La escandalosa vida de Coutinho en Barcelona

El mediapunta brasileño del Barça Philippe Coutinho está en el punto de mira en el Camp Nou

Philippe Coutinho
Philippe Coutinho

Philippe Coutinho es uno de esos nombres que, como Ousmane Dembélé o Antoine Griezmann, no es que generen precisamente unanimidad en el entorno del Barça. De hecho, los tres han sido tres de los últimos grandes fichajes del Barça en los últimos años que, por diferentes motivos, no han acabado de rendir como se esperaba.

Ya sea por lesiones, como ocurre en el caso de Dembélé, o simplemente porque no se han adaptado al juego azulgrana, Coutinho y Griezmann son dos cracks que están muy lejos del nivel que se debería esperar de ellos.

Entre otras porque, los dos forman parte de los jugadores mejor pagados de la plantilla. Por nombre, son crcaks mundiales. Por rendimiento en el Camp Nou, son jugadores de un perfil muy bajo. Coutinho, por ejemplo, es el tercer mejor pagado de la plantilla con 24 millones de euros brutos al año, precisamente por detrás de Griezmann, con 34 y Messi con 100 millones.

El escándalo con Coutinho

Eso es precisamente lo que enfurece a muchos de los aficionados del Barça, que ven cómo el carioca se salía en el Liverpool y se salía de hecho el pasado año en su cesión al Bayern pero, de nuevo, desde que regresó al Barça, su juego es muy flojo.

Él es el primero en reconocerlo. De hecho, en la rueda de prensa anterior al partido ante la Juventus de Turín admitió que su nivel no es el esperado: “Yo soy el primero en asumirlo. Sé que mi rendimiento no ha sido el que todos esperaban. El Barça tiene la atención de todos y lo que puedo decir es que he trabajado mucho más mentalmente para estar bien y hoy en día me considero más fuerte en este sentido”.

Apuntó también que ha variado su forma de trabajar: “Comencé a trabajar de forma diferente, era necesario tener más fuerza. Y mentalmente, igual. Hay cosas que me están fortaleciendo y, físicamente y mentalmente hago un trabajo mejor”. Sin embargo, para muchos, el carioca no deja de ser uno de los mejores pagados a final de cada mes pero de los que no da un palo al agua. Una vida de lujo que, desde luego, no se ve reflejada en el terreno de juego.