La escabechina que se cocina en el vestuario del Barça

El pésimo abril que han protagonizado los hombres de Luis Enrique sitúa a varios futbolistas en la puerta de salida

Fotografía: La escabechina que se cocina en el vestuario del Barça » Diario Gol
Fotografía: La escabechina que se cocina en el vestuario del Barça » Diario Gol

Luis Enrique ha tomado buena nota. El técnico asturiano ha asumido las culpas de las últimas derrotas, librando de responsabilidad a sus futbolistas de puertas para fuera. En la intimidad sí que tiene, en cambio, una lista de señalados que no hará pública. Fuentes próximas al técnico han confesado a GOL algunos de los nombres que componen esa lista.

El primero es Dani Alves. Su enésima salida de tono, unida al mal partido que desempeñó contra el Atlético en el Calderón –siendo sustituido por Sergi Roberto en el segundo tiempo– y a la problemática de su salario son motivos más que suficientes para situar al brasileño en el disparadero. Cobra demasiado, cada vez aporta menos en lo deportivo y en lo extra deportivo se ha convertido en un dolor de cabeza para la directiva.

Arda Turan es otro de los que está en el punto de mira. Lo ficharon para suplir la baja de Xavi y, supuestamente, para aportar desequilibrio como falso delantero. No ha cumplido ni en una faceta, ni en la otra. El centrocampista turco tiene, incluso, unos kilos de más y no ha rendido conforme a las expectativas que había depositadas en él. No saldrá del club a menos que llegue una oferta por él. Hay un compromiso interno de darle otro año más para compensar el tiempo que estuvo parado.

Marc Bartra también está entre los señalados, aunque su caso no es nuevo. El central catalán lleva toda la temporada castigado y todavía no conoce de buena tinta los motivos. Es culé a muerte, pero no está dispuesto a hipotecar su carrera deportiva sin más explicaciones. A Luis Enrique no le gusta su talante bonachón y despreocupado, quiere jugadores con más nervio, más contundentes. Bartra ya ha hecho los deberes y lleva meses sondeando el mercado.

Sandro Ramírez: es un secreto a voces que tiene los días contados en el Barça. No ha contado para Luis Enrique en toda la segunda vuelta y solamente tuvo protagonismo en la eliminatoria contra el modesto Villanovense, donde anotó un hat trick. No da el nivel.

Munir tampoco pasa por su mejor momento, pero es el cuarto delantero del equipo en estos momentos. No queda más remedio, ya que la directiva desestimó invertir 18 millones de euros por Nolito en enero, como pedía Lucho. Se ha demostrado que el técnico no iba desencaminado cuando pidió al delantero gaditano. Llegará un cuarto delantero en verano y Munir tendrá dos opciones: seguir con un papel testimonial o buscar equipo.

Thomas Vermaelen también está señalado. El jugador de rendimiento inmediato, como dijo Andoni Zubizarreta en su momento, no ha cuajado y apenas ha contado con minutos. Luis Enrique lo premió con los instantes finales de la final del Mundial de Clubes pero él no ha respondido.

Jeremy Mathieu representa un caso muy similar al de Vermaelen. Su condición y fortaleza física le hacen estar por delante del belga en la lista de Luis Enrique, pero tampoco convence al técnico. Lucho quiere nuevos centrales de manera urgente y moverá mar y cielo hasta conseguirlos. La poca discreción de Mtahieu en temas de vestuario ayudan a que esté más fuera que dentro.   

Publicidad