La bomba de 50 millones de Joan Laporta que lo cambia todo: nuevo galáctico a la vista

El presidente del Barça Joan Laporta y la venta que cambiará el panorama en el Camp Nou

Joan Laporta
Joan Laporta

Joan Laporta tiene muchos frentes abiertos. El más importante y el que más dolores de cabeza está provocando al presidente del Barça es, cómo no, el del nuevo contrato de Leo Messi.

Un Messi que esta madrugada a partir de las 00:01 del 1 de julio será oficialmente un jugador libre. Todo apunta a que acaba renovando, pero hasta que la firma no se lleve a cabo, los nervios en el Camp Nou estarán más que presentes.

Pero ojo porque no es Messi la única preocupación del presidente. Y es que, como bien saben los socios y seguidores del Barça, el club necesita cuanto antes deshacerse de varios jugadores con fichas muy altas que no entran en los planes de Ronald Koeman.

Philippe Coutinho y la bomba de Joan Laporta

Uno de ellos es un Philippe Coutinho que sigue recuperándose de la lesión de rodilla que sufrió hace ya muchos meses. El brasileño se ha convertido en uno de los peores fichajes de la historia reciente del club, tanto económica como deportivamente.

Laporta sabe que lo mejor que puede hacer es venderlo este mismo verano y así ahorrarse su ficha, una de las más altas del vestuario. Sobre todo porque, a diferencia de Griezmann o Dembélé, también con fichas altas pero que sí que han tenido buenos momentos en el Camp Nou, Philippe no ha rendido como se esperaba.

Philippe Coutinho
Philippe Coutinho

El jugador, cuentan, tiene claro que su paso por el Camp Nou ha sido un paso atrás en su carrera, de ahí que esté poniendo también facilidades para salir del Barça. Laporta sabe que son tres lo equipos de la Premier League los que tienen a Coutinho en su agenda: Arsenal, Leicester y Everton.

Y es precisamente el club de Liverpool el que, como apuntan desde Inglaterra, más interesado estaría en hacer de Coutinho su nuevo referente. Laporta quiere aprovechar ese interés y pedir unos 50 millones de euros para, entre otras cosas, hacer uno de los fichajes bomba del verano: un galáctico.

50 millones que, sumados a algún descarte que el Barça de Joan Laporta metería en la operación, podrían ayudar a los culés a cerrar un trueque por un jugador top mundial, que es justo lo que reclama, entre otros, Messi.