Jugadores del Barça denuncian a Messi: anda en los entrenamientos

El distanciamiento del capitán de Barça Leo Messi con el club es una evidencia en las sesiones de Ronald Koeman

Antoine Griezmann y Leo Messi
Antoine Griezmann y Leo Messi

Leo Messi estalló esta semana a su vuelta a Barcelona de la concentración con la Selección Argentina. “Estoy harto de ser siempre el problema en este club”, soltó ante la prensa presente, mientras denunciaba que los que le recibieron a su aterrizaje fueron inspectores de Hacienda. Un episodio que se suma a tantos otros que lleva viviendo Leo en los últimos meses que no hacen más que alejarlo del club azulgrana.

Empezando por el 8-2 recibido contra el Bayern de Múnich el pasado mes de agosto. Una humillación que colmó la paciencia de Leo, harto de la falta de un proyecto deportivo con cara y ojos y de la gestión nefasta de Josep Maria Bartomeu y su junta directiva.

Leo Messi
Leo Messi

La crisis más sonada entre Messi y el Barça

Y tras aquello llegó la llamada de Ronald Koeman a Luis Suárez, el famoso burofax, la entrevista a Goal.com diciendo que se queda (obligado) y rajando de la directiva, el mensaje en el Instagram de Suárez con aquello de “ya no me sorprende nada”…

Una serie de desdichas que han dejado muy tocados los ánimos del astro argentino, que cada vez tiene más claro que no quiere seguir en la ciudad condal. El de Rosario ya no está a gusto en el Camp Nou. Y en el rostro que muestra en los partidos se percibe su malestar.

Messi no levanta el ánimo

Al capitán se le ve apático, con desgana y desidia, aplicando la ley del mínimo esfuerzo. Y no solo en los partidos. Algunos jugadores nos explican que este desinterés es el mismo que se le ve en los entrenamientos, en una actitud impropia del que se supone que es un líder en el vestuario.

Una actitud que, sin duda, es un problema para el Barça de Koeman. Porque si hay algo claro es que ese no es ejemplo que debería dar el capitán del equipo. Se puede entender ahora porqué hasta tres integrantes del equipo no lo votaron como capitán cuando tocó elegir los líderes del vestuario.