Joan Laporta lo echa solo llegar por orden de Messi. No lo quiere en el Barça

El presidente del Barça Joan Laporta ya trabaja en la salida de un descarte de Messi en el Camp Nou

Joan Laporta
Joan Laporta

Leo Messi es la principal preocupación de Joan Laporta. Es evidente que la situación económica del club azulgrana s a día de hoy muy frágil, sin embargo, como han apuntado expertos en el tema, el hecho de que Leo siga vinculado al Barça provoca que los ingresos del club gracias a los patrocinadores sea mayor.

Así, por mucho que el contrato del argentino ‘estrese’ las arcas del club, el retorno económico es mayor si Leo está en el Camp Nou. Es por eso que el nuevo presidente tiene como una de sus prioridades renovar al de Rosario.

La buena relación que existe entre ellos y el buen hacer de Koeman con la plantilla invita a pensar en positivo. Así se deja caer desde la directiva, que ven la situación va por buen camino y que las posibilidades de que el capitán siga son numerosas.

Joan Laporta y el descarte de Messi

Un Laporta y un Messi que ya habrían empezado a mantener contactos de cara a las negociaciones. En este sentido, lo prioritario para el argentino es que el Barça tenga un buen proyecto entre manos, una plantilla la temporada que viene mejor que la actual.

Es por eso que, entre otros nombres, el capitán ya le ha dejado claro a Laporta que quiere que el presidente venda este mismo verano a Clement Lenglet. Un central que, si bien en sus inicios en el Barça demostró tener cierto nivel, esta temporada ha caído en picado.

Clément Lenglet
Clément Lenglet

Han sido muchos los partidos en los que sus errores, ya sea en forma de penalti o de marcaje, han costado puntos y disgustos en el Camp Nou. El francés no pasa por su mejor momento, y su Koeman ha apostado por él es porque ha tenido a Piqué y a Araujo lesionados durante buena parte de la temporada.

Lenglet, pese a sus malos momentos en el Barça, sigue teniendo buen cartel en España y en Europa, por lo que no será difícil que Joan Laporta pueda venderlo a un precio razonable. Messi le ha puesto la cruz definitiva, síntoma de que el galo está más fuera que dentro.