Joan Laporta consigue el milagro que le pedía Koeman: el Barça lo cierra

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, encuentra comprador para este descarte del técnico Ronald Koeman

Joan Laporta
Joan Laporta

En el FC Barcelona siguen trabajando en dar salida a algunos de los descartes de Ronald Koeman. Y hay un crack cuya venta está centrando buena parte de los esfuerzos de Joan Laporta: Phillippe Coutinho.

El brasileño se ha convertido en uno de los mayores fracasos del Barça en materia de fichajes. En la gestión de Josep Maria Bartomeu chapuzas como la de su contratación parecen algo normal. Pero no, no lo es. Y ahora Laporta tiene el marrón de no malvender al jugador más caro de la historia del club por el que el mencionado ex presidente pagó 160 millones de euros entre fijos y variables.

Fotografía: Joan Laporta consigue el milagro que le pedía Koeman: el Barça lo cierra

El peor fichaje de la historia

Un Coutinho cuya única aportación al fútbol que se le recuerda son los dos goles que anotó al Barça en los cuartos de final de la pasada Champions League, durante cesión al Bayern de Múnich. Y del que muchos no entienden que se pusiera las manos en los oídos cuando marcó contra el Manchester United a modo de reivindicación. Y es que poco hay que reivindicar anotando a David de Gea, que como tantas otras ocasiones, no tuvo su noche. Leo Messi le anotó dos casi sin quererlo.

Sea como sea, entre su bajo rendimiento y las lesiones que arrastra, vender a Coutinho parece más un milagro que algo posible. Sin embargo, Joan Laporta está a punto de obrarlo. Según el Daily Star, el brasileño tiene dos ofertas.

Ofertas por Coutinho

Una de ellas proviene del Arsenal de Mikel Arteta. Los gunners están dispuestos a poner hasta 35 millones de euros sobre la mesa, siempre y cuando Coutinho acepte una ligera rebaja salarial. La segunda propuesta la hace el Olympique de Marsella de Sampaoli, donde se mueven por las mismas cantidades.

La decisión final queda ahora en manos del ex del Liverpool. Al fin y al cabo, tiene contrato con los culés por dos años más. No obstante, en la cúpula tienen cerrada la decisión: a la mínima que puedan, aunque sea solo por 35 millones de euros, lo venden.