James Rodríguez hace venir a un cura a su casa de Madrid

El colombiano lidia como puede con su difícil situación en el equipo de Zidane

Fotografía: James Rodríguez hace venir a un cura a su casa de Madrid » Diario Gol
Fotografía: James Rodríguez hace venir a un cura a su casa de Madrid » Diario Gol

James Rodríguez atraviesa uno de sus peores momentos en el Real Madrid desde que llegara en el 2014.

Su gran actuación en el Mundial de Brasil le valió para que Florentino Pérez desembolsara 80 millones de euros al Mónaco para hacerse con sus servicios.

Dos temporadas y media después está más fuera que dentro. Zinedine Zidane sólo cuenta con él si es estrictamente necesario. Partidos de medio pelo o minutos de la basura es lo que se está llevando el sudamericano esta temporada.

Entre la espada y la pared

Su deseo sería salir, pero Florentino le dejó claro que si no llega una oferta a la altura de lo que pagó por ficharle no dejará que se marche.

El jugador intenta completar buenas actuaciones, cuando el míster le deja, pero de momento no llega la oferta deseada.

El jugador mantiene la calma. Espera su momento. No se altera al ver que Zidane no le da bola.

La tranquilidad de James responde a su personalidad, pero también viene condicionada por una persona muy cercana a la familia.

La luz de James

Tal y como explicó su pareja, Daniela Ospina, son muy religiosos. Sobre todo el futbolista: «Es muy devoto y entregado». Tanto es así, que solicitan la presencia de un «pastor desde Portugal, con el que oran en casa«.

La mujer del media punta insiste en este aspecto: «Nosotros pensamos que Dios está por encima de todo y nada es posible sin Él. Es la fuerza que recibimos cada día. Sin Dios, nada se puede». 

Veremos si la fe, que mueve montañas, puede sacar a James del Madrid o al menos augurarle un futuro mejor en un equipo en el que ahora es el suplente del suplente.

Publicidad