Isco le dice a Marco Asensio dónde jugará (y no es en el Real Madrid)

El de Benalmádena revela sus planes de futuro

Fotografía: Isco le dice a Marco Asensio dónde jugará (y no es en el Real Madrid)
Fotografía: Isco le dice a Marco Asensio dónde jugará (y no es en el Real Madrid)

De mal en peor. Isco Alarcón no atraviesa un buen momento en el Real Madrid. El futbolista anda en el punto de mira tanto del entrenador y de su equipo como de varios de los pesos pesados del vestuario.

El vestuario del Real Madrid señala a Isco

Varios jugadores blancos consideran que el equipo se resiente cuando el andaluz está en el terreno de juego. La circulación de balón no es todo lo rápida que les gustaría.

La última prueba está en el partido contra el Paris Saint-Germain, de los octavos de la Champions League. Un choque que cambió por completo cuando Zizou sentó a Isco en el minuto 80, coincidiendo con los dos goles que pusieron por delante al Madrid.

“Isco es un traidor”. Cinco jugadores piden a Zidane que lo saque del Real Madrid | EFE

Además, su personalidad tampoco tiene muy buena fama en el grupo: “Es un futbolista de gran calidad técnica pero de informes negativos como persona. Informes que hablan sobre su comportamiento y lealtad como compañero, que le ha ocasionado serios disgustos en el vestuario blanco”, apuntaba Juan Luis Galiacho en El Extraconfidencial.

Zinedine Zidane también está decepcionado

Pero los cracks no son los únicos que le tiene en el punto de mira. Los técnicos y en especial Zinedine Zidane hace semanas que andan muy decepcionados con el ex del Málaga y del Valencia, del que esperaban mucho más de lo que Isco aporta al equipo.

Después de brillar en la unidad b la pasada temporada, la mayoría en el Madrid esperaba que el centrocampista diera este año un paso adelante y se convirtiera en un fijo del equipo. Pero nada más lejos de la realidad. El rendimiento del andaluz está dejando mucho que desear en la casa blanca.

Una opinión que se empezó a fraguar el pasado verano, cuando el míster tuvo que elegir entre Isco y James Rodríguez. Uno de los dos debía abandonar Chamartín. La convivencia de ambos fuera y dentro del terreno de juego era imposible y uno de los dos tenía que salir del barco.

Isco no responde a la apuesta de Zidane

El galo se decidió entonces por Alarcón. El entrenador francés apostó por Isco, pese a que varios pesos pesados del vestuario como Marcelo o Cristiano Ronaldo le pidieron que el descartado fuera el internacional español, y mandó a James al Bayern de Múnich.

La desilusión del técnico le ha llevado a que Isco se pasara en el banquillo más minutos de los que se esperaban del crack andaluz.

La confesión de Isco Alarcón

Con todo, al jugador le cuesta cada día más esconder su malestar y ya son varios los compañeros que conocen su intención de querer salir el próximo verano si nada cambia de aquí a final de temporada. En el clan de los españoles liderado por Marco Asensio ya saben sus planes de futuro. Unos deseos que intentará cumplir por encima de todo si Zidane continúa dirigiendo el primer equipo.

El asunto tiene en alerta a Florentino Pérez. El presidente renovó al jugador imponiéndole una cláusula anti jeques de 700 millones de euros, pero sabe que no hay cláusula por mayor que sea que pueda impedir que se vaya un futbolista que quiere salir.

Pep Guardiola, preparado para su fichaje

El asunto no pasa desapercibido entre los grande de Europa que estarían encantados de hacerse con sus servicios. Entre ellos está un Manchester City que tiene a Pep Guardiola como a uno de sus mayores admiradores. Ya lo era cuando entrenaba al FC Barcelona y lo sigue siendo en el City.

El de Santpedor le ve como el jugador que le falta al Manchester en la medular. Quiere que Isco sea el timón del equipo y su homónimo sobre el campo como lo eran Xavi o Iniesta en su proyecto cuando entrenaba al Barça.

Tanto es así que ha trasladado a los mandatarios británicos que, si se da la ocasión, no duden en contratarlo. El catalán señala que hasta 150 millones de euros sería una buena cifra a pagar por el centrocampista. Y no dudará en ponerla sobre la mesa si ve la posibilidad de arrancar a Isco del Santiago Bernabéu.