Gerard Piqué mosqueó a Mascherano con una broma pasada de tono

Twitter vuelve a jugar una mala pasada al Barça

Fotografía: Gerard Piqué mosqueó a Mascherano con una broma pasada de tono
Fotografía: Gerard Piqué mosqueó a Mascherano con una broma pasada de tono

¿Pique entre jugadores? ¿O simple juego de tronos dentro del Barça? Sabido es que Gerard Piqué no se calla nada de lo que piensa, duela a quien le duela. Sus encontronazos con el entorno del Real Madrid o incluso con jugadores como Arbeola dan fe de la incontinencia verbal del defensa del Barça.

Pero ese mismo defecto –o virtud- le acarrea a veces algunas tensiones incluso con sus compañeros. Y eso a pesar de que «sabemos que es un bromista y a veces las hace pesadas», explican a Diario Gol fuentes cercanas a la plantilla blaugrana.

Twitter

En las últimas semanas, se las tuvo con su compañero de la zaga Javier Mascherano. Fue una batalla dialéctica nacida en las redes sociales y zanjada luego en el terreno de juego, antes de que la sangre llegase al río. Un rifirrafe al que se sacó hierro de puertas a fuera, pero que tuvo su miga en el vestuario.

Y es que tanto Piqué como Mascherano son activísimos usuarios de las redes sociales, de lo que dan fe sus perfiles en varias de estas redes. De ahí que una inocente pregunta estuviese a punto de ocasionar un terremoto de consecuencias impredecibles: un tuitero le preguntó a Piqué: «Crees que Masche marcará algún gol en el Barça?».

‘Peor’ que Reiziger

Como la ocasión la pintan calva, El incombustible Piqué entró al trapo: «Estoy convencido de que tarde o temprano lo hará. ¡Es una leyenda!». Al Jefecito, atento siempre a lo que dicen las redes sociales, le faltó tiempo para contestar a su compañero: «Gracias, Geri. Pero lo de Leyenda es muy exagerado. Igual te lo agradezco».

Y a Piqué le salió entonces la vena gamberra que siempre lleva a flor de piel: «De nada! Para mí, superar a Reiziger como el jugador con más partidos en el FCB sin meter un gol es ser una leyenda». Y el Jefecito terció luego con un comentario ya subidito de tono: «Jajajaj, que HDP. Sos grande hasta para sacarme una sonrisa. Es lo que me toco. Espero no alargarlo mucho más», le contestó Mascherano, añadiendo dos emoticones de risa desagradable y uno de carcajada.

Arreglado

La cosa, que mosqueó más de lo esperado a ‘Masche’, tuvo su charla en la caseta y no pasó a mayores. «Es que hay que entender a Piqué. Todos sabemos que dice lo que piensa en todo momento y a veces pueden malinterpretarse sus salidas, aunque luego sea un tío cojonudo y un trozo de pan», advierten en el vestuario.