Gareth Bale cierra su salida del Real Madrid con Florentino Pérez

El galés pacta su futuro

Fotografía: Gareth Bale cierra su salida del Real Madrid con Florentino Pérez
Fotografía: Gareth Bale cierra su salida del Real Madrid con Florentino Pérez

Fuera de nuevo. Gareth Bale ni entró en la convocatoria de Zinedine Zidane para el choque de la última jornada de la fase de grupos de la Champions League, que enfrentaba al Real Madrid y al Borussia Dortmund.

El galés regresó a los terrenos de juego en el partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante el Fuenlabrada (2-2), en el que entró sustituyendo a Borja Mayoral en el minuto 62. Era la segunda vez que el delantero regresaba de una lesión. Pero terminó el choque y volvió a sentir molestias que le han dejado fuera del equipo en los dos siguientes partidos.

Otra temporada nefasta

Así, el británico suma ya 14 partidos ausente de los 22 que ha disputado el equipo de Zidane entre Copa, Liga y Champions League. En total, desde que Gareth aterrizó en el Madrid en el 2013, suma más de 300 días de baja.

Y es que si el asunto preocupaba entre los responsables blancos, ahora las alarmas no dejan de sonar en la T4 del Santiago Bernabéu. En el club ya no saben qué hacer con tantas lesiones. Incluso hablan en el club de que las continuas lesiones se habrían convertido en un problema psicológico.

Lo mejor para el jugador y para el club

Opinan en los despachos madridistas que al jugador le podría ir bien regresar a la Premier League para recuperar sensaciones. Necesita volver a crecer y nunca estuvo tan agusto como en Inglaterra.

Tanto es así que el jugador y Florentino Pérez habrían pactado aguantar hasta final de temporada y traspasarlo en verano. Ambas partes creen que es lo mejor para el futbolista.

No obstante, habrá que ver hasta donde da a torcer su brazo Florentino. Los únicos dispuestos a abrirle las puertas son el Tottenham y el Manchester United, pero ninguno de ellos está dispuesto a poner un euro más de las ofertas que ya hicieron el pasado verano y que no superaban los 60 millones de euros