Florentino Pérez y Adidas planifican el mayor golpe del mercado. Cuenta atrás de 15 días

El presidente del Real Madrid Florentino Pérez y Adidas preparan una oferta por un galáctico que será el fichaje del verano

Florentino Pérez y Zidane
Florentino Pérez y Zidane

En el Real Madrid andan trabajando en la confección de la plantilla de la atípica temporada que viene. Y una de las zonas donde existen más carencias es el centro del campo. Reforzar la medular es una prioridad absoluta. El presidente Florentino Pérez ya lo sabe.

Una zona para la que Zinedine Zidane tiene una preferencia galáctica en la que tiene mucho que decir Adidas, que apoya el fichaje del crack por el conjunto blanco. Se trata de Paul Pogba, que nunca ha estado tan cerca como ahora del Real Madrid.

Carencias en la medular

El Madrid necesita refuerzos para el centro del campo. En la pasada temporada Zidane solo ha tenido a su disposición cuatro jugadores naturales de la medular: Luka Modric, Toni Kroos, Fede Valverde y Casemiro.

Un Luka Modric que el próximo 9 de septiembre cumple 35 años y que en la casa blanca consideran que ya ofreció lo mejor. El croata ha demostrado estar en condiciones de dar la cara en los partidos importantes. Pero ya no está para jugarlo todo.

Luka Modric
Luka Modric en un partido del Real Madrid

Como Kroos, que cumplirá en enero 31 años y que también empieza a necesitar descanso. Este curso se le ha notado agotado en algunos encuentros.

Y mientras tanto, Casemiro no tiene recambio natural. El brasileño lo ha jugado casi todo el curso pasado y Zidane no quiere que la situación se vuelva a repetir. Quiere un relevo para el medio centro.

Pogba, la debilidad de Zidane

Y entre los candidatos para reforzar la medular, una petición que hace tiempo que el míster galo le pide a Florentino Pérez. Se trata de Paul Pogba, una de las debilidades del francés desde que aterrizó en Chamartín.

Fotografía: Florentino Pérez y Adidas planifican el mayor golpe del mercado. Cuenta atrás de 15 días
Paul Pogba

Son varios veranos los que ZZ ha pedido al presidente la contratación del jugador del Manchester United. Tantos como las negativas que se ha llevado el entrenador por parte del mandatario.

Detractores de Pogba

Florentino nunca vio claro el fichaje de Pogba. Le considera un jugador sobrevalorado por el que no está dispuesto a pagar los 180 millones de euros que han reclamado en Old Trafford cada vez que los blancos han preguntado por sus servicios.

Además, muchos en el Madrid lo consideran un jugador conflictivo. Y su contratación no solo no cuenta con el apoyo de Florentino, que teme que su carácter genere algunos problemas en el vestuario, sino que los pesos pesados del equipo tampoco lo ven claro. Jugadores como Sergio Ramos no quieren más gallos en el gallinero.

Oportunidad única

No obstante, este mercado estival es clave para el futuro del galo. El crack termina contrato con el Manchester en junio de 2021, y los red devils intentarán renovarlo para que no se marche con la carta de libertad.

Pero Pogba no tiene intenciones de ampliar su compromiso, con lo que los británicos tendrán que venderlo este curso si no quieren ver como se marcha gratis.

Adidas presiona

Un Pogba al que Adidas considera un valor en alza que se ha quedado estancado en el Manchester United y al que quieren mover este curso para recuperar el caché perdido. Y ven el Real Madrid como el mejor escenario en el que  puede volver a ser el crack que deslumbró en la Juventus de Turín.

Fotografía: Florentino Pérez y Adidas planifican el mayor golpe del mercado. Cuenta atrás de 15 días
Paul Pogba

Además, la firma lleva tiempo reclamando a Florentino la contratación de un jugador franquicia. De un galáctico que ayude a vender las camisetas que se han dejado de comercializar desde que se marchó Cristiano Ronaldo. Algo que esperaban que consiguiera Eden Hazard, pero que se ha convertido en uno de los fichajes más decepcionantes de la última década.

Las conversaciones ya están en marcha. Y en el Madrid ya preparan una oferta por el crack que presentarán en los próximos 15 días, con tiempo suficiente para negociar el que sería uno de los mayores golpes del mercado antes del cierre de la persiana del mercado de fichajes.