Florentino Pérez mueve ficha con Messi en la operación y el Real Madrid se frota las manos: es más que posible

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, está muy atento a las evoluciones de las negociaciones de Messi con el Barça

Florentino Pérez
Florentino Pérez

El presidente del Barça, Joan Laporta, sigue buscando fórmulas para cerrar el nuevo contrato de Leo Messi con el club catalán y poder inscribirlo en la Liga la próxima temporada. Unas complicaciones que tienen muy atento a Florentino Pérez. Porque si Messi no renueva, aumentan los números para traer al gran deseado del mandatario blanco: Kylian Mbappé.

En el Paris Saint-Germain son reticentes a vender a Mbappé. Aunque este haya dicho que sus intenciones pasan por cumplir su contrato y seguir hasta verano de 2022 en el PSG, lo que permitiría al crack francés abandonar la entidad a coste cero, Nasser Al-Khelaïfi le prometió a Neymar un proyecto ganador para cerrar su renovación. Y dado que Messi, al que el PSG quería alinear al lado de Neymar, habría aceptado la oferta de Laporta, a la entidad gala no le queda otra que aceptar que Mbappé se quede hasta agotar su contrato.

Kylian Mbappé
Kylian Mbappé

Cuanto más se aleja Messi del Barça, más se acerca Mbappé al Real Madrid

No obstante, cada día que pasa sin que Messi renueve es uno menos en la cuenta atrás del PSG para ir a por Leo. En París están muy atentos a cualquier posibilidad de llevarse a Messi.

Un movimiento con el que en el Real Madrid ya se están frotando las manos. Porque si el PSG acaba tanteando a Messi y consigue cerrar su fichaje, ello significará la salida de Mbappé.

Messi puede hacer el favor de siglo al Real Madrid

Los franceses no podrán respetar el fair play financiero marcado por la UEFA con todos los cromos en el equipo y tendrán que dar salida más de uno. Y Mbappé, que tendría todos los números, tiene al Madrid muy pendiente.

Con todo, el posible fichaje de Kylian por el Madrid estaría directamente ligado a la salida de Messi del Barça. Un efecto dominó que no solo traería al crack del futuro a Chamartín, sino que también dejaría al eterno rival sin su mayor activo y sin la posibilidad de que su relevo galáctico a corto o medio plazo sea Mbappé.