Florentino Pérez le pide que se busque equipo por orden de Ancelotti y se niega a irse del Real Madrid

El presidente del Real Madrid Florentino Pérez se alía con Carlo Ancelotti para forzar la salida de un peso pesado

Flo
Flo

Florentino Pérez ha demostrado en los últimos meses que no se casa con nadie. Primero fue Zinedine Zidane el que, viendo que el presidente se mostraba inflexible con algunas de sus decisiones y que el club no iba a reforzar la plantilla con los jugadores que el galo pedía, decidió poner tierra de por medio. Y no se fue precisamente de la mejor manera posible.

Lo mismo ocurrió con un Sergio Ramos que, por mucho que tuviera su acto de despedida, se marchó muy dolido con el club viendo que Florentino no puso todo de su parte para que continuara. La caducidad de la oferta, como el propio Ramos explicó, fue el motivo de su salida y, para muchos, el dardo final del presidente al capitán.

Florentino Pérez mueve ficha con Marcelo

Así, con el entrenador y el capitán fuera, con Zidane y Ramos fuera, dos leyendas con mayúsculas del Madrid, Florentino se siente ahora más fuerte que nunca. Entre otras cosas porque además tiene a un Carlo Ancelotti en el banquillo que, a diferencia de Zinedine Zidane, ya le ha dejado claro que no le va a poner ningún problema.

Un buen ejemplo de ello es el caso Marcelo. A Ancelotti no le preocupa la situación económica del club, sino tener una plantilla competitiva. Sabe el italiano que, por mucho que el lateral izquierdo no sea el mismo ahora que hace seis años, es un jugador que, en forma, es determinante.

Marcelo
Marcelo

Es por eso que Carlo optaría por quedárselo, pero sabe que Florentino quiere venderlo y deshacerse de la ficha de 10 millones netos que cobra Marcelo en el Madrid. Así, el club le ha dejado claro al brasileño que lo mejor es que se busque equipo y que, incluso si encuentra una oferta que de un club que le pague la mitad de lo que cobra, el Real pagará la otra mitad.

Sin embargo, el defensa no tiene, como Isco, intención de marcharse. Sabe que nadie en Europa le pagará esos 10 millones limpios que cobra en el Madrid y que el próximo verano se puede marchar gratis. Una situación como la de Isco que Florentino quiere evitar a toda costa.