Florentino Pérez hace la vista gorda con los ultrasur escondidos en la grada de animación

El presidente permite que algunos violentos se camuflen entre la afición

Fotografía: Florentino Pérez hace la vista gorda con los ultrasur escondidos en la grada de animación
Fotografía: Florentino Pérez hace la vista gorda con los ultrasur escondidos en la grada de animación

Ha pasado más de un año desde que el Real Madrid de Florentino Pérez disolviera la peña Ultras Sur. Las rencillas internas y la creciente violencia llevaron al presidente a tomar esta decisión y a sustituir el grupo por una grada de animación. Una grada que, curiosamente, sigue dirigida por líderes históricos ultrasur, a pesar de que alguno cumple incluso una prohibición de acceso a recintos deportivos por violencia.

La grada de animación del Real Madrid, integrada por diversos grupos y peñas, cuenta en sus filas con diversos ex dirigentes de Ultras Sur. En la dirección de esta Grada Fans se encuentran José Luís Ochaíta, antiguo líder de la vieja guardia del grupo ultra; Manuel Matamoros, de la peña Primavera Blanca, y Carlos Clara, de La Clásica. Mientras el primero cumple sanción de 12 meses sin acceder a recintos deportivos por actos violentos en un derbi de 2011, el tercero se enfrenta a un castigo igual: el programa Comando Actualidad lo cazó intentando accecer al Bernabéu con una navaja.

En la planta noble del Bernabéu, mientras, acusan a los violentos de promover cualquier grito/consigna contra la gestión de Florentino. Silencian, sin embargo, que algunos de los violentos, bien localizados, están ahí con permiso de la entidad. Incluso dirigen la grada joven. La situación se mantiene igual desde el veto a Ultras Sur, a finales de 2014. El director de gabinete del Real Madrid, Manuel Redondo, recibe por su parte la medalla de bronce de la Real Orden del Mérito Deportivo por su lucha contra los ultras.