Florentino Pérez ‘gratificó’ a un jugador del Real Madrid en activo por tareas de captación

Uno de los internacionales de la plantilla llegó al club por la intermediación de otro jugador

Fotografía: Florentino Pérez 'gratificó' a un jugador del Real Madrid en activo por tareas de captación » Diario Gol
Fotografía: Florentino Pérez 'gratificó' a un jugador del Real Madrid en activo por tareas de captación » Diario Gol

Su nombre suena cada vez con más fuerza para el Real Madrid. El buen rendimiento en la Juventus unido al convulso momento que atraviesan Cristiano Ronaldo y Karim Benzema le dan más opciones de regresar a casa. Él se deja querer. «Quién sabe», comenta. La relación entre Florentino Pérez y Álvaro Morata nunca fue mala. Es más, el presidente le debe una y buena al canterano.

Ocurrió hace tres veranos. Isco Alarcón había explotado futbolísticamente en Málaga y estaba a punto de dar el salto a uno de los grandes equipos de Europa. El Manchester City tomó la iniciativa. El acuerdo entre las partes era total. El técnico citizen, Manuel Pellegrini, aprovechó el gancho con el chico y el dinero del jeque para sellar un entente pendiente de rúbrica. Estaba todo preparado para el regreso del jugador del campeonato de Europa Sub-21. Pero algo pasó en Israel, sede del torneo, que cambió el destino del centrocampista.

Largas noches de hotel

Llegó a la convocatoria de España y, como tantas veces, Isco y Morata durmieron en la misma habitación. Éste, camino de Israel, había recibido un mensaje de Pérez. El Madrid tenía a Isco entre ceja y ceja pero el City se había llevado el gato al agua. Aún así, desde Chamartín no querían dar al partida por concluida y decidieron jugar una última carta. Encomendaron a Morata convencer a su amigo Isco de que lo más grande era y es jugar en el Real Madrid.

Al término del campeonato el Real ya sabía que las negociaciones con el City se estaban enfriando porque la idea de Isco había cambiado: Morata había hecho bien su trabajo y el jugador iría al Real Madrid. Morata consiguió reunirse con su amigo en Concha Espina y, de paso, se llevó una gratificación del club por los servicios prestados. Florentino tuvo un detalle con su intermediario.

Publicidad