Filtradas las negociaciones en la sombra entre el Barça y Qatar Airways

La junta directiva juega con el tiempo en contra y acelera para cerrar el mejor acuerdo posible en menos de dos meses

Fotografía: Filtradas las negociaciones en la sombra entre el Barça y Qatar Airways
Fotografía: Filtradas las negociaciones en la sombra entre el Barça y Qatar Airways

Jugada nefasta para el Barça. El club tenía atada (y bien atada) la renovación de contrato con Qatar Airways, pero la pasada de frenada del presidente, Josep Maria Bartomeu, y del vicepresidente Manel Arroyo en el momento de firmar dinamitó el proyecto. Conclusión: la junta directiva está con el agua al cuello y negocia a la desesperada y en la sombra las nuevas condiciones de patrocinio con la aerolínea.

El ex vicepresidente económico Javier Faus pactó verbalmente la renovación del contrato a razón de 240 millones de euros, según desveló esta publicación. Con el triplete bajo el brazo, Bartomeu y Arroyo decidieron que era el momento de apretar las clavijas a la compañía aérea y pidieron (tarde y mal) una mayor retribución a cambio de ceder la camiseta y otros activos de publicidad a la empresa catarí. Y catarí que te vi. No solo fue un fracaso la propuesta, sino que las negociaciones quedaron en punto muerto a escasos días de la Asamblea de compromisarios en la que el Barça debía anunciar el nuevo acuerdo.

Los representantes del Barça siguen levantando puentes de diálogo con la aerolínea para reconducir la situación. Las dos partes, según ha podido saber Diario Gol, se han puesto una fecha límite: enero. El club, salvo un giro inesperado, deberá conformarse con las condiciones que pactó Faus meses atrás. Saben que Qatar es la mejor opción de mercado hoy por hoy, aunque los socios tengan la potestad posteriormente de rechazar este acuerdo. La institución azulgrana convocará una asamblea extraordinaria en cuanto cierre el contrato y, ante las posibles reticencias de los compromisarios (los atentados yihadistas de París han caldeado los ánimos del soci), jugará con las dificultades de mantener a la MSN si no entra este dinero en las arcas. Nada que no esté inventado. Si no, que le pregunten a Sandro Rosell.