En el vestuario del Barça ‘está prohibido’ insinuar que Neymar está mejor que Messi

Los compañeros deben ir con mucho cuidado para no herir las sensibilidades de ninguno de los 'cracks'

Fotografía: En el vestuario del Barça 'está prohibido' insinuar que Neymar está mejor que Messi » Diario Gol
Fotografía: En el vestuario del Barça 'está prohibido' insinuar que Neymar está mejor que Messi » Diario Gol

Silencio. Es el momento de disfrutar del mejor tridente de la historia del fútbol. Messi, Suárez y Neymar. La MSN. Todos suman. Pero hay que gestionar sus egos. En el vestuario del Barça tienen prohibido comentar que Ney está mejor que Leo. El mínimo gesto puede dinamitar la relación entre los cracks. El entendimiento entre ellos es bueno, pero dista mucho de ser excelente: el 10 ve su reinado amenazado por primera vez. Está susceptible. Su compañero y rival, crecido. Conviene mimarlo. Hasta verano, al menos.

La lesión de rodilla de Messi ha sido la catapulta que necesitaba Neymar para terminar de explotar. Ha aprovechado el tiempo. Ha liderado el equipo en ausencia de D10S y ha mejorado los registros de Leo a la misma edad. Ney es el máximo goleador de la Liga (14) y el jugador que se lleva la mayoría de los elogios (y las portadas) esta temporada. Por nuevo. Por diferente. Una situación que lo coloca en una posición de fuerza de cara a las exigencias hacia el Barça. Más dinero. Más apoyos. Quiere que se le reconozca como colíder del equipo. Y Messi está en alerta.

La MSN se lo pasa bien en el campo, pero los egos son un mal conocido en todo vestuario. Messi necesita sentirse el número uno para rendir al máximo nivel, pero ve peligrar su reinado. Celos. La plantilla y el cuerpo técnico saben que tienen que mimar a Leo por el bien del equipo, y que deben cuidar los elogios a Neymar en presencia del astro argentino. El último gesto del crack de Rosario es significativo: su rostro, serio, con mirada ausente, en uno de los goles del sonriente Neymar ante la Real Sociedad definen la situación actual. Quiere marcar terreno, pero se lo está comiendo el 11.

Publicidad