El verdadero homenaje de Ronaldinho en Barcelona llegó por la noche

El ex futbolista del Barça rememoró sus mejores momentos y se pegó una buena fiesta

Fotografía: El verdadero homenaje de Ronaldinho en Barcelona llegó por la noche » Diario Gol
Fotografía: El verdadero homenaje de Ronaldinho en Barcelona llegó por la noche » Diario Gol

Ronaldinho Gaúcho volvió a Barcelona y fue recibido como lo que es, un auténtico ídolo de masas. Los aficionados del Barça nunca olvidarán quién fue el genio que devolvió la sonrisa a un club en horas bajas que terminó reinando en Europa. Y se mantiene.

Ronnie fue invitado a la capital catalana para participar en la gala anual de Mundo Deportivo, donde el astro brasileño fue merecidamente homenajeado por su trayectoria en el Barça, club en el que conquistó una Champions y dos ligas entre otros trofeos.

El domingo, Ronaldinho ya estaba en Barcelona, donde aprovechó para visitar a viejos amigos y a algún buen ex compañero. El genio se dejó caer por Nuba, un lujoso local situado en la zona alta de Barcelona que suelen frecuentar jugadores y otras personalidades vinculadas al Barça.

Fiesta en Opium

Sin embargo, el verdadero homenaje iba a llegar el lunes por la noche. Tras la gala del diario deportivo, en la que Gerard Piqué y Andrés Iniesta hicieron acto de presencia y se rindieron a los pies de Ronaldino –Ronnie bromeó con el poco pelo de Iniesta y Piqué le dijo que «fue una lástima no haber podido compartir vestuario» con él–, llegó la hora de la verdadera fiesta.

Ronaldinho y muchas de las personalidades presentes en la gala acudieron a Opium, una de las discotecas de moda en Barcelona, situaba en el Puerto Olímpico de la capital catalana. El astro fue discreto, más que en sus tiempos como jugador, pero no dejó escapar la posibilidad de rememorar sus otras grandes noches.

Prioridad al carnaval

En la intimidad, Ronaldinho reconoció que no ha fichado por el Barcelona de Guayaquil, a pesar de que recientemente participó en la Noche Amarilla, celebrando el centenario del club en el terreno de juego. «Después del carnaval brasileño veré a qué equipo voy», comentó el crack, tras asegurar que no jugará en Guayaquil –donde hasta los árbitros le piden autógrafos– y que tiene unas 50 ofertas.   

Publicidad