El United pone 60 millones sobre la mesa de Florentino Pérez

El Manchester United lanza una ofensiva de 60 millones por un crack de Florentino Pérez en el Real Madrid

Florentino Pérez
Florentino Pérez

Ojo porque parece que el Manchester United, uno de los clubes con los que peor relación tiene Florentino Pérez y el Real Madrid, está preparando un asalto de 60 millones de euros de cara al próximo verano para hacerse con un cracks de la plantilla blanca: Raphael Varane.

Tal y como apuntan desde el medio inglés Daily Star, los de Manchester quieren hacerse con los servicios del central francés y ya le han hecho llegar a su entorno que el verano de 2021 es la fecha que se han marcado en su calendario para intentarlo.

El Manchester United quiere a Varane

Y ojo porque es una operación que pone en aprietos a Florentino Pérez. Entre otras cosas porque, como bien saben en el Real Madrid, el defensa galo acaba contrato en 2022, por lo que el próximo verano será delicado.

El central ya sabe, porque así se lo han hecho llegar desde el United, que la mejora de sueldo si ficha por los diablos rojos está más que garantizada, por lo que ahora Varane podrá sentarse a negociar la renovación con el Real Madrid con una posición de fuerza mucho mayor.

Sabe muy bien Florentino que Raphael es intocable para Zidane que, de hecho, en caso de tener que deshacerse de uno de los dos centrales titulares que tiene, apostaría por perder de vista a Sergio Ramos por un tema de edad y futuro.

De momento la idea de Varane es la de negociar su ampliación de contrato con el Madrid, un club donde lo ha ganado todo, donde se siente respetado por el cuerpo técnico y por la afición. Eso sí, como no podía ser de otra manera, teniendo en cuenta los canos de sirena que llegan desde Old Trafford, Varane reclamará una subida de ficha considerable en su renovación.

Veremos has qué punto el Madrid quiere o no jugar esa baza. Teniendo en cuenta que el próximo verano los blancos tiene intención de ir sí o sí a por Kylian Mbappé, quizás los 60 millones que llegan desde Inglaterra se conciban en Madrid como una bendición.