El ultimátum de Pep Guardiola llega a Isco

El técnico catalán del Manchester City Pep Guardiola pone presiona al mediapunta del Real Madrid Isco Alarcón con un ultimátum

Pep Guardiola
Pep Guardiola

Pep Guardiola es un tipo de entrenador que no duda en intentar hacerse siempre con jugadores que aporten calidad y desequilibrio a sus equipos. Es por eso que hace ya años que sueña con tener a Isco Alarcón en su Manchester City.

El técnico de Santpedor siempre ha tenido al mediapunta español como uno de esos jugadores a los que considera elegidos por sus dominio del balón y del espacio. Es por eso que, ahora que el City ha perdido un jugador como David Silva, del estilo de Isco, el del City ya le ha hecho llegar un ultimátum al entorno del jugador del Real Madrid: o bien aprieta ahora para salir, o el City se olvidará de él.

Guardiola aprieta a Isco

Y es que Pep es muy consciente de que Zidane, por mucho que tenga a Isco como un jugador que pueda aportar muchas cosas al Madrid, no va a contar con el español como un tipo fijo en su once.

Ver esta publicación en Instagram

2️⃣2️⃣☀️💪💪

Una publicación compartida de Isco Alarcon Suarez (@iscoalarcon) el

Si Alarcón acabara en Manchester, tras unos meses de adaptación física sobretodo, acabaría imponiéndose y siendo una de las referencias en ataque de los citizens junto a De Bruyne.

En el Madrid no esconde que, si llega una buena oferta por Isco, se la mirarán con mucha calma. El club necesita ingresos y la ficha de Alarcón no es que sea precisamente de las más bajas. En este sentido, Pep ya le ha hecho saber al jugador que, si el da el paso, si fuerza su salida, los ingleses iniciarán la ofensiva para hacerse con sus servicios.

Y este es el paso que, de momento, está encallando el proceso. Isco ya he dejado claro que, al menos de momento, su intención es quedarse en el Bernabéu donde, pese a no ser titular indiscutible, juega minutos de calidad y tiene su vida más allá del césped más que perfilada.

Las conversaciones entre el entorno de Isco y el del City continúan pero, a no ser que cambien mucho las cosas, ni el ultimátum de Pep parece que va a hacer cambiar de opinión a Alarcón.

Publicidad