El soplo que advirtió a Luis Enrique antes del Espanyol

El cuerpo técnico se olía un tropiezo del equipo tras el paréntesis navideño

Fotografía: El soplo que advirtió a Luis Enrique antes del Espanyol
Fotografía: El soplo que advirtió a Luis Enrique antes del Espanyol

Luis Enrique Martínez tenía malas sensaciones. El técnico del Barça, como desveló Diario Gol durante esta semana, había recibido un soplo que advertía de que el equipo no había vuelto de las vacaciones navideñas con la mejor predisposición y el derby de Cornellà confirmó sus malos presagios.

El Barça exhibió una mala imagen en el campo del Espanyol. Con escasa intensidad, sin la chispa habitual y con un fútbol muy plano, el equipo azulgrana dispuso de muy pocas ocasiones de gol ante un rival inferior al que le bastó el buen orden y la contundencia defensiva.

El pasado martes (29 de diciembre), Diario Gol ya informó de que las vacaciones no habían sido muy provechosas para el Barça. Lejos de suponer la carga de energía, habían roto el ritmo de competición del equipo. Los avisos internos avisaban de una desconexión excesiva tras la victoria en el Mundial. Un punto y aparte peligroso.

Días de mucha fiesta

Luis Enrique temía que el equipo se destensara y los primeros minutos del partido contra el Betis ya fueron un aviso. Frente al Espanyol, los problemas se han multiplicado y algunas fuentes señalan que a algunos jugadores no les han sentado nada bien sus largos días de fiesta. Neymar y Alves, por ejemplo, estuvieron muy erráticos y apagados. Tampoco tuvo un buen día Rakitic y Luis Suárez, muy incisivo, estuvo mal en el remate. Messi, por su parte, lo intentó todo, con nula fortuna.

Luis Enrique tendrá ahora trabajo para reactivar a los jugadores, aunque desde el cuerpo técnico se asegura que el empate es, sin duda, el mejor despertador para un grupo que confesaba irse «muy caliente» de Cornellà. Con el orgullo picado.

Hace justo un año, la derrota en Anoeta abría la caja de los truenos. Ahora, lejos de aquellos dramas, los laurales rodean la dorada cabeza del Barelona, que puede hacer lo quiera menos dormirse en ellos…