El Real Madrid hará negocio millonario con la eliminación de la Copa del Rey

La estrategia a dos bandas de Florentino Pérez pasa por reclamar al TAD sin descartar vías alternativas y más lucrativas de ingresos

Fotografía: El Real Madrid hará negocio millonario con la eliminación de la Copa del Rey
Fotografía: El Real Madrid hará negocio millonario con la eliminación de la Copa del Rey

El Real Madrid hará lo posible por salvar la ridícula descalificación de la Copa del Rey. Sería la tercera humillación de la temporada, tras el fichaje frustrado de David de Gea y el 0-4 a manos del Barça en el Bernabéu. Sin embargo, es muy probable que ocurra. Conscientes de ello, y a pesar de tener a su maquinaria jurídica trabajando, Florentino Pérez ya busca alternativas.

Si hay algo que no se puede negar es que el mandamás del Madrid se le da bien hacer negocios. Rentabilizar económicamente lo que otros no saben. Es por ello que, en caso de quedar finalmente apeados de la Copa, el presidente baraja seriamente la opción de realizar una especia de gira millonaria de invierno.

Un millón por amistoso, como mínimo

No sería una gira como tal. Simplemente supondría incorporar algunos partidos amistosos entre semana al día a día del equipo para obtener una recaudación extra que compense el descenso de facturación por la prematura caída en la Copa. Ello podría implicar desplazar al equipo a Catar o Abu Dabi a realizar un partido amistoso pagado a precio de oro.

Son seis compromisos de Copa los que se perdería el equipo, así que son seis partidos los que podrían realizarse. A millón de euros, aproximado, el partido, Florentino conseguiría sacar unos seis millones de euros extra. Tampoco es una gran cantidad, tratándose de un club que ingresa más de 600 millones de euros al año, pero todo suma.

Problema para los jugadores

El principal problema consistiría en que los futbolistas se pudiesen alejar de las dinámicas habituales de trabajo –que tampoco parecen funcionar demasiado bien con Rafa Benítez– y ello terminase repercutiendo negativamente al juego del equipo y, lo que en Madrid es más importante aún, los resultados.

Otra opción sería hacer menos amistosos. Quizás tan solo tres o cuatro. Pero tratar de venderlos a un mejor precio. Como los negocios es el verdadero campo de Florentino, y no el deportivo, los aficionados del madrid se pueden esperar cualquier cosa.