El pasotismo de Zidane abre un cisma interno en la previa del Roma-Madrid

Florentino Pérez está que trina tras el último numerito de Cristiano Ronaldo en rueda de prensa

Fotografía: El pasotismo de Zidane abre un cisma interno en la previa del Roma-Madrid
Fotografía: El pasotismo de Zidane abre un cisma interno en la previa del Roma-Madrid

Florentino Pérez está que trina. El pasotismo de Zinedine Zidane ha abierto un nuevo cisma interno en el Real Madrid. Como avanzó GOL, el técnico francés se ha convertido en el nuevo amiguito de los futbolistas del club blanco y, lejos de ser autoritario, les permite hacer y deshacer a su antojo siempre y cuando se comprometan con el equipo en el terreno de juego.

Es una forma de hacer muy similar a la que representaba el abuelo Carlo Ancelotti, que simbolizaba la complicidad con la plantilla blanca. Zidane entiende que tiene ganarse la confianza de la plantilla no con imposiciones sino con hechos, amabilidad y un trato justo para todos.

Sin embargo, Florentino Pérez considera que hay ciertos límites y que, en determinados momentos, es importante saber tener mano dura con los futbolistas. En concreto, Florentino echó en falta una actitud más autoritaria de Zidane el martes en la sala de prensa de la Roma. El técnico fue testigo de cómo un Cristiano Ronaldo bravucón dejaba plantada a la prensa a las pocas preguntas. Lo único que supo hacer Zidane fue sonreír como diciendo tierra trágame.

La llamada del presidente

La llamada de Florentino Pérez no se hizo esperar. Aunque no fue dirigida a Zidane, sino a su persona de confianza en el club, el director general José Ángel Sánchez. «Esto no puede ser», se quejó el presidente. Florentino entiende que un jugador del Real Madrid no se puede marchar así de la sala de prensa, dejando a los periodistas con la palabra en la boca.

Esta imagen no beneficia al Real Madrid, opina Florentino. Se trata de un momento vital de la temporada, teniendo en cuenta la eliminación en Copa y la distancia en Liga, la Champions es la gran esperanza. Es la competición donde hay que destinar todos los esfuerzos y no hay que permitir despistes innecesarios. Por eso Florentino pidió que José Ángel transmitiese su enfado a Zizou.

No más numeritos

La bronca no solo salpicó a Zidane y a José Ángel, también al departamento de comunicación del club. El presidente quiere que se trabajen mejor las ruedas de prensa, que tanto el entrenador como los jugadores sepan que se pueden encontrar y lo que deben responder. Y, sobre todo, evitar numeritos en vísperas de partidos decisivos para la temporada.