El «hombre de paja»: la trama interna que aniquila a Zidane

El presidente del Real Madrid pactó con los jugadores un entrenador "florero"

Fotografía: El "hombre de paja": la trama interna que aniquila a Zidane » Diario Gol
Fotografía: El "hombre de paja": la trama interna que aniquila a Zidane » Diario Gol

Zinedine Zidane es una especie de «florero», según se desprende de palabras supuestamente pronunciadas por el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Es el entrenador designado para asegurar la tranquilidad y el bienestar de los jugadores. Un pacto en la sombra por el que los futbolistas del Real Madrid se comprometían a poner toda la carne en el asador a cambio de tener una persona de su confianza, incluso amiga, al frente del vestuario.

El «hombre de paja», lo llega a definir el periodista Juan Luis Galiucho en un polémico artículo del Extraconfidencial. Sergio Ramos, como capitán, lideró la reunión con el presidente y se comprometió, en su nombre y del resto de la plantilla, a dar el do de pecho si el presidente se cargaba a Rafa Benítez.

Dicho y hecho. Benítez fue a la calle, llegó Zidane, con una nueva ola de ilusión, y los jugadores empezaron a funcionar. Lo llamativo del caso es que la opción Zidane, muy pedida por la prensa de Madrid, no era ni la primera ni la segunda del presidente, como ya publicó GOL. De hecho, Florentino tenía poca confianza en el francés y hasta pidió su despido en agosto.

Conversaciones en la sombra

La conversación de Florentino, convencido de que la plantilla estaba en una especie de huelga, consistió en pedir a los jugadores que sacasen lo mejor de sí mismos con un entrenador que les pondría las cosas fáciles. Zidane era el candidato idóneo. Por ello, y tras la charla Ramos-Florentino, fue Cristiano quién habló con el presidente y le transmitió lo mismo que el de Camas.

Zidane sigue teniendo ese perfil de entrenador que cae bien y siembra consenso entre los jugadores y la afición. Pero corre el riesgo de convertirse en una cortina de humo hasta final de curso. Si no llegan resultados ni buenos partidos contra los equipos de arriba, tiene los días contados. Y ya ha quedado demostrado que los jugadores, por el momento, responden. Pero solo hasta cierto punto.  

Publicidad