El ‘caso Neymar’ acentúa la soledad de Sandro Rosell

Los entresijos de la verdadera relación entre el ex presidente del Barça y el actual, Josep María Bartomeu

Fotografía: El 'caso Neymar' acentúa la soledad de Sandro Rosell » Diario Gol
Fotografía: El 'caso Neymar' acentúa la soledad de Sandro Rosell » Diario Gol

El ex presidente del FC Barcelona Sandro Rosell se encuentra cada día más solo. Así lo ha comentado en alguna ocasión en conversaciones informales con amigos. Aunque fue a declarar a Madrid con motivo del caso Neymar y entró en la Audiencia Nacional acompañado por su sucesor, Josep Maria Bartomeu, la sintonía entre ambos dista mucho de ser estrecha.

Fuentes del club blaugrana señalan que «contrariamente a lo que siempre se ha dicho, Sandro Rosell y Bartomeu jamás fueron íntimos amigos. Se conocían, tenían una cierta relación pero de ninguna manera era de amistad. Siempre se han respetado mutuamente pero nunca llegaron a intimar, a lo que se dice salir a comer con sus respectivas esposas, por ejemplo. Ni siquiera durante su etapa en el Barça, cuando más en contacto estuvieron, fueron a más en su relación. Y tras la salida de Sandro del Barça, la distancia entre ellos ha aumentado mucho».

Cierto resentimiento

Según comentarios de Rosell en petit comité, el club habría podido hacer más por él con motivo del caso Neymar. Pero aún así, el ex mandatario culé mantuvo el tipo ante el juez y asumió toda la responsabilidad del fichaje del astro brasileño y del modus operandi para hacer efectiva la operación, defendiendo seis contratos porque «cada uno corresponde a un objeto distinto y no se pueden mezclar». «De ahí que algunos de estos contratos no se puedan considerar como parte del coste de la compra del jugador, ya que son por otros motivos, ya sea publicitarios o de otra índole. Pero en ningún caso son estipendios por los servicios del futbolista», declaró Rosell en su día.

En el club se alaba el posicionamiento de Sandro Rosell porque «no nos ha dejado tirados». Y desde las filas de Rosell únicamente se critica, aunque con bajo tono, la estrategia jurídica que se ha seguido en el caso y que peca de poco contundente.

Reuniones privadas con los directivos

La relación de Rosell con algunos miembros de la junta, sin embargo, es excelente, ya que suele reunirse con ellos de manera privada con cierta periodicidad. No hay que olvidar que muchos de ellos ya estaban en la anterior junta, cuando él presidía el club. Y aunque de puertas hacia afuera Sandro Rosell quita hierro a los problemas judiciales que pesan sobre él, la procesión va por dentro.

«Está convencido de que obró correctamente y de que hizo las cosas conforme a la legalidad. Todo se debe a diferencias de criterios. Pero insiste siempre en que no desapareció dinero, sino que las diferentes partidas fueron utilizadas para cuestiones diferentes entre sí y pagadas religiosamente: aquí no se investiga si se cobraron comisiones o no, sino si todo el dinero desembolsado se puede considerar ficha o no, exclusivamente para ajustar cuentas con Hacienda», dice uno de sus colaboradores más estrechos.

Publicidad