El Barça también fue Rayo: la «catástrofe imborrable» del 12-1 en Bilbao

El Athletic Club le infringió al equipo azulgrana en 1931 la primera goleada de la historia con un doble dígito

Fotografía: El Barça también fue Rayo: la "catástrofe imborrable" del 12-1 en Bilbao » Diario Gol
Fotografía: El Barça también fue Rayo: la "catástrofe imborrable" del 12-1 en Bilbao » Diario Gol

«Nos sentimos pisoteados y humillados», dijo Paco Jémez tras la despiadada goleada del Madrid al Rayo (10-2) en el derbi chico madrileño. El equipo de Vallecas superaba a los blancos en juego y marcador (2-1) cuando, en el minuto 14, Tito entró como un camión a Toni Kroos sin venir a cuento e Iglesias Villanueva lo mandó camino de los vestuarios. Catorce minutos más tarde (28′), Baena vio la segunda amarilla por cometer un penalti sobre Ramos. El Rayo Vallecano se quedaba con nueve jugadores. Lo que vino después, para el técnico rayista, fue «esperpéntico» y «vergonzoso». Hace 84 años, sin embargo, el Athletic Club le infringió al Barça un 12-1 en circunstancias muy parecidas y en Bilbao nadie se rasga las vestiduras. Al contrario.

Si en el Bernabéu fue Gareth Bale quien firmó el primer póquer de su vida, aquel 8 de febrero de 1931 sería Bata, un baracaldés de 22 años, quien, con sus cinco goles, se haría un hueco en la larga nómina de pichichis del Athletic Club. Agustín Sauto Arana, apodado Bata porque de niño no se desprendía nunca de la bata que le había hecho su madre para que no se manchara la ropa, podía jugar de extremo, interior o delantero centro. Bata formó parte de la primera delantera histórica del Athletic. El mejor Athletic de todos los tiempos, según cuentan, predecesor de los Belauste, Sabino, Pichichi y Acedo, medalla de plata con España en los Juegos Olímpicos de Amberes (1920).

La mayor victoria en la Liga

Ramón Lafuente ponía la veteranía; el cerebro era Chirri II; la garra era cosa de José Iraragorri; Guillermo Gorostiza –el primer pichichi rojiblanco– quemaba la banda izquierda; y Bata era el escalpelo con el que el Athletic operaba a los porteros rivales. El 12-1 al Barça de la temporada 1930-31 fue la primera vez que un marcador reflejó un doble dígito y, a día de hoy, sigue siendo la mayor victoria de un equipo en la Liga. El Madrid también ha alcanzado la decena de goles en el campeonato doméstico en tres ocasiones pero sin llegar a romper el récord: frente a la UD Las Palmas (10-1) en 1943; frente al Elche (11-2) en 1960; y el pasado domingo frente al Rayo. Y tiene un histórico 11-1 al Barça, pero en semifinales de Copa de la temporada 1942-43.

Fotografía: El Barça también fue Rayo: la "catástrofe imborrable" del 12-1 en Bilbao » Diario Gol

Como ocurrió frente al Rayo Vallecano, el signo del encuentro de San Mamés cambió aquella nublada tarde de 1931 cuando, en el minuto 18, el medio Martí se retiró al lesionarse en una melé en el marco de Llorens. Se lastimó el brazo derecho. El Athletic ganaba 2-1, con goles de Bata (2′ y 7′), y de Seve Goiburu (11′), por parte del FC Barcelona. Hasta ese momento los azulgrana no habían bajado los brazos. Sin embargo, con diez jugadores, el equipo de James Francis Bellamy, el técnico del Barça, se derrumbó y acabó el primer acto con un set local. Roberto (23′) puso el 3-1; Lafuente, el 4-1 (27′) y el 5-1 (36′); y Llorens, en propia puerta, el 6-1 (38′).

El Barça se queda con nueve

Tras el descanso, arreció la lluvia de goles ante el regocijo de los más de dieciocho mil aficionados que llenaban San Mamés. El meta bilbaíno Izpizua fue un espectador más. La víspera había llovido y el terreno de juego estaba pesado, lo que supuso un hándicap más para el equipo barcelonista, que contaba con un hombre menos. Garizurieta marcó el 7-1 (54′) y Bata, de nuevo, logró otros dos tantos (55′ y 59′). Con 9-1, Roig sufrió una caída y tuvo que retirarse. El Barça se quedó con nueve jugadores. El Athletic, lejos de reducir la marcha, apretó el acelerador. En el minuto 67, Bata marcó su quinto gol y cerraron el marcador Sastre, en propia puerta, e Iragagorri. Resultado final: 12-1.

El Athletic Club alineó a Izpizua; Castellanos, Urquizu; Garizurieta, Muguerza, Roberto; Lafuente, Iraragorri, Bata, Chirri II y Gorostiza.

Por el FC Barcelona jugaron Llorens; Zabalo, Portas; Marti, Roig, Castillo; Piera, Goiburu, Sastre, Arnau y Parera.

El debut de Conrado Portas

Con el Barça debutó el gallego Conrado Portas, dos veces internacional con España –frente a Suiza (1-0), en Santander, e Italia (1-1), en Gijón–, al que el RCD Español le había dado la baja por su alta ficha. Su actuación sin embargo fue calamitosa. «La defensa falló por la pésima actuación de Portas», escribió Abc. De «verdadera catástrofe», calificó el resultado El Mundo Deportivo. «El campo del Athletic bilbaíno, famoso ya por las citas desagradables que ha labrado en tantos y tantos historiales, ha guardado para el Barcelona una catástrofe imborrable», escribió el deportivo catalán. El diario El Pueblo Vasco destacó por su parte: «El Barcelona, que tantas veces ha sabido ganar, supo perder dignamente».

Aquel equipo del inglés Fred Pentland que vacunó al Barça con 12-1 ganó cuatro veces la Liga y otras tantas la Copa antes de que estallara la Guerra Civil. Y el resultado, y el partido, forman parte ya de la centenaria historia del Athletic Club. Y en Bilbao, claro, a nadie se le ocurre decir que el resultado, y el partido, fue «esperpéntico» y «vergonzoso».

Publicidad