El ‘9’ elegido para enero responde al Barça con una contrapropuesta

El delantero encaja a la perfección con Messi, Neymar y Suárez, es polivalente, acepta ser el cuarto hombre, pero pide un gesto del club

Fotografía: El '9' elegido para enero responde al Barça con una contrapropuesta
Fotografía: El '9' elegido para enero responde al Barça con una contrapropuesta

La delicada situación económica del Barça obliga a los dirigentes a buscar fórmulas imaginativas para reforzar el equipo en invierno. Urge la llegada de un delantero que dé descanso a los integrantes de la MSN, pero no hay dinero. El club se decanta por una cesión hasta final de temporada, una opción que no agrada demasiado a los jugadores en cartera. Ezequiel Lavezzi (PSG) es uno de los favoritos, mas ha respondido al Barça con una contrapropuesta.

Lavezzi termina contrato con el PSG en verano. Tendrá entonces 31 años y busca, por ello, un acuerdo estable y duradero. El delantero ha respondido al Barça que solo aceptará la cesión si, a final de temporada, el club se compromete a quedarse con él al menos otro curso. El PSG, por su parte, prefiere ingresar algo de dinero con una venta. En Arístides Maillol no quieren comprometer el proyecto de futuro, que comenzará a concretarse en verano, y han pedido tiempo para valorar la contrapropuesta.

Pendiente de otros movimientos

La fórmula que propone Lavezzi no parece mala para nadie. El Barça pagaría una parte del salario del jugador hasta final de temporada si llega cedido en enero y se ahorraría el desembolso de cantidad alguna por él en junio porque termina contrato con el PSG y llegaría libre. En esta situación, solo debería asumir su ficha durante una o dos temporadas, nunca superior a los ocho millones brutos por año. Una cantidad asumible si llega el anhelado patrocinador, si Nike renueva al alza y si sale alguna de las fichas más elevadas (Alves, Mascherano).

Lavezzi encaja a la perfección en lo que quieren el club, el cuerpo técnico y la plantilla. Tiene experiencia, es polivalente, asumiría el rol de cuarto delantero (Sandro y Munir están muy verdes, según fuentes internas), habla español y, sobre todo, mantiene una buena relación con Leo Messi, quien ha movido hilos para intentar su aterrizaje en el Camp Nou. En cualquier caso, la dirección deportiva trabaja con otros candidatos.