Duras críticas internas entre la plantilla del Barça

El último partido de Copa, ante el Athletic, deja al descubierto las grandes vergüenzas del equipo

Fotografía: Duras críticas internas entre la plantilla del Barça
Fotografía: Duras críticas internas entre la plantilla del Barça

Luis Enrique tendrá pocas ocasiones mejores para dar minutos a ciertos futbolistas de la plantilla. Con la eliminatoria copera de cara tras el 1-2 de la ida, el técnico del Barça apostó por las rotaciones en defensa y alineó a Dani Alves, Gerard Piqué, Thomas Vermaelen y Jeremy Mathieu. El invento casi le cuesta un disgusto. Iñaki Williams puso el 0-1 en el 12′ tras un fallo en cadena de la zaga que dejó retratados a dos de sus integrantes.

Aduriz recibe del portero, solo, en el centro del campo, se gira y manda un pase entre líneas a Williams. La defensa está estática, tira mal el fuera de juego. Mathieu está muy abierto y deja toda la ventaja al ariete del Athletic, que corre más. Vermaelen ni siquiera hace el ademán de correr hacia atrás para despejar un posible fallo del león. La acción no pasó inadvertida para los titulares, el banquillo, ni para el público. Fue la comidilla en el vestuario. Diversos jugadores comentaron entre sí el bajo nivel demostrado por Mathieu y Vermaelen. No es algo puntual, sino que lo arrastran desde hace meses. «Así es muy difícil», «es como jugar con nueve», lamentaron algunos azulgrana.

Luis Enrique está pendiente de todo. Vermaelen comenzó en el campo y terminó en el banco por segundo partido consecutivo. Mathieu tampoco tiene el protagonismo del año anterior. Los dos están sentenciados. Mucho tiene que cambiar su juego hasta junio para tener una tercera oportunidad. El Barça los mueve por el mercado, pero se encuentra con que nadie quiere contar con ellos. Dani Alves, por cierto, también está haciendo méritos para marcharse en junio. Las críticas hacia él, sin embargo, proceden desde la grada. En el vestuario se ha ganado un respeto por sus contribuciones a los éxitos del Barça en el siglo XXI.