¿Dónde fue a parar el dinero de los partidos benéficos de Messi?

El organizador de los partidos, Guillermo Marín, declara que el astro argentino "jugó gratis"

Fotografía: ¿Dónde fue a parar el dinero de los partidos benéficos de Messi?
Fotografía: ¿Dónde fue a parar el dinero de los partidos benéficos de Messi?

Leo Messi ha sido exculpado de una nueva causa judicial que venía haciendo mucho ruido en los últimos meses. Especialmente después de que el diario El Mundo asegurase que el astro argentino había eludido el pago de los impuestos derivados de los ingresos relativos a sus partidos benéficos. El juzgado de instrucción número 24 de Barcelona ha zanjado provisionalmente el asunto al archivar la causa, aunque cabe la posibilidad de interponer recurso en cinco días hábiles.

Del auto emitido por la magistrada María A. Coscollola se desprende un interesante interrogatorio en calidad de testigo a Guillermo Marín, el ex jugador de baloncesto que gestiona las sociedades que organizaban los partidos benéficos de Messi: Imagen Deportiva y Player Image.

De su testimonio se extrae el paradero de todo el dinero que se recaudó con los diferentes partidos amistosos de carácter solidario conocidos como La batalla de las estrellas o como Messi y sus amigos Vs Resto del mundo. En total, se habla de 6,8 millones de dólares entre 2012 y 2013 por la celebración de seis partidos: Cancún (800.000 dólares), Bogotá (1,7 millones), Miami (2,5), Medellín (200.000), Lima (900.000) y Chicago (700.000).

¿Y qué pasó con el dinero?

Según se recoge en autos de boca de Marín, no hubo beneficios, sino más bien pérdidas: «Las cantidades iban destinadas prioritariamente a sufragar los gastos del viaje en primera clase, estancias en hoteles, transportes, etc., de los jugadores y personas más cercanas a ellos (familia principalmente) que los acompañaban».

La jueza asume en su escrito que Marín trabajaba «como una agencia»: «Presentaba una lista de 60 jugadores, de los que se terminaba eligiendo a 30 de ellos para jugar los diferentes partidos. Debía pagar dispendios devengados por un número aproximado de 80 personas (entre las que se incluían 25 trabajadores del Sr. Marín)».

¿Y con Messi?

«Además de los anteriores desembolsos, también debían deducirse los honorarios que cobraba el Sr. Marín en su función de organizador de los partidos (pues ese es su medio de vida)», se lee en la resolución. Y añade: «El testigo ebía entregar un 20% de las mismas a Player Image, empresa de la que Marín es apoderado, y que junto a Imagen Deportiva participaba en la organización de los eventos».

«Respecto a Lionel Messi ‘podría decirse que jugó gratis’, ya que nunca le pagó dinero sino que su participación en tales partidos la compensó satisfaciendo la estancia de él mismo y de sus familiares en hoteles, los pasajes de avión en primera clase y demás conceptos básicos inherentes a su alojamiento en el extranjero; el testigo ha reiterado que por los seis partidos de fútbol objeto de autos jugados por Leo Messi nunca entregó dinero a éste ni a la Fundación Messi», dice la jueza.

Las transferencias polémicas

Sin embargo, la polémica venía dada por las cinco transferencias bancarias que se efectuaron por importe total de 1.370.000 dólares, que fueron a parar a las cuentas de Marín bajo los siguientes conceptos de pago: pago a G. Marín Messi 1, pago a G. Marín Messi 2, pago a G. Marín Messi 3, pago a G. Marín Messi 4, pago a G. marín Messi 5. Este dinero era relativo al partido de Bogotá que debía sumar 1,7 millones a pesar de que en el contrato se firmó por importe de 2,5 millones.

Más allá de las turbiedades del asunto, especialmente en relación a Marín, la juez entiende como válida la declaración del empresario para exculpar a Messi: «En relación al presunto fraude contra la Hacienda Pública cometido por la Fundación Leo Messi, por los partidos objeto de autos, lo cierto es que no existe indicio alguno, ni documento contable determinante de su posible existencia ni en qué fundamentar la continuación de la investigación».