Del United al Barça por 50 millones: la bomba que prepara Joan Laporta

El fichaje que prepara Joan Laporta de cara al próximo verano

Joan Laporta
Joan Laporta

Joan Laporta es muy consciente de que, más allá de la expectación e ilusión que generó su vuelta a la presidencia del Barça, este verano debe convertir esa ilusión en algo material, es decir, en un proyecto deportivo que no tan sólo enamore a Leo Messi y consiga que el argentino renueve, sino también a todo el barcelonismo.

Entre otras cosas porque este final de temporada en el Camp Nou se le está haciendo muy largo a más de uno. No son pocos los que dan por hecho que el principal cambio que prepara Laporta será el del entrenador.

Ronald Koeman tiene, cuentan, los días contados. En este sentido, el nombre que mas gusta dentro y fuera de la directiva es el de Xavi Hernández, que Laporta ve cómo ‘nueva Guardiola’, es decir, un tipo con mucha historia en el club, cien por cien amante del estilo cruyffista, de la casa, con el respeto del vestuario y con ganas de empezar un nuevo proyecto.

La bomba de Joan Laporta

Eso sí, Laporta sabe muy bien que, al margen de Xavi, si es que el de Terrasa es el elegido para encabezar el nuevo proyecto, el Barça debe fichar a grandes jugadores para mejorar en todas su líneas.

Más allá de los fichajes que deberían llegar y hacerlo a además gratis, como Eric García o Sergio Agüero, el presidente prepara una bomba de esas que gustan a Leo Messi. No es otro que Marcus Rasfhord, el delantero estrella del Manchester United.

Un Rashford que, cuentan, tiene ganas de dar un salto en su carrera y, ahora que además ha dado por finalizada su relación con su pareja, con la que llevaba 8 años, quiere salir de Inglaterra.

El delantero encaja con lo que buscan en el Camp Nou: un jugador que esté curtido pero con margen de mejora, veloz, goleador, con regate y con ganas de ganar títulos en un grande de Europa.

Teniendo en cuenta que varios medios ingleses como The Sun apuntan que la voluntad de Rashford es la de hacer las maletas, en el Barça confían en que, metiendo a alguno de los descartes de la plantilla, la operación se pueda cerrar por unos 50 millones de euros. Una bomba que, desde luego, dotaría al conjunto azulgrana de mayor potencia en su ataque.