Cristiano Ronaldo sale caliente del Santiago Bernabéu

El delantero portugués y la afición del Real Madrid se intercambian insultos pese a la goleada ante el Rayo

Fotografía: Cristiano Ronaldo sale caliente del Santiago Bernabéu
Fotografía: Cristiano Ronaldo sale caliente del Santiago Bernabéu

La escandalosa goleada del Real Madrid contra el Rayo (10-2) no calmó tensiones en el Bernabéu. Al contrario. Algunas estallaron otra vez con mucha virulencia. La más controvertida la protagonizó Cristiano Ronaldo, que se encaró con el público con muy malos modales. La hinchada madridista también pitó a Rafa Benítez.

Cristiano Ronaldo fue el protagonista negativo de la goleada del Madrid. El futbolista portugués se rebotó cuando la afición pitó al equipo, tras el segundo gol del Rayo (1-2 provisional). Entonces mostró su dedo índice a los aficionados. Muchos se levantaron de sus asientos y se encararon con CR7, que escuchó varios insultos y palabras despectivas como «chulo» y «prepotente». Fueron instantes de mucha crispación.

El delantero portugués marcó dos goles contra el Rayo, pero el delantero no tiene motivos para muchas celebraciones. El 11 de enero verá cómo Messi gana su quinto Balón de Oro y teme que Neymar le arrebate la segunda posición. Sabe que el brasileño ha sido mejor en 2015 que él y está muy tocado anímicamente. Al acabar el partido contra el Rayo se fue renegando de todo y de todos.

PSG o Manchester United

CR7 ya no disfruta en el Madrid. Más pendiente de sus viajes a Marruecos que de otra cosa, el portugués es una triste fotocopia del futbolista que resolvía todos los problemas del equipo. Ya no es el líder que necesitan sus compañeros y, según su entorno, a final de temporada será traspasado al PSG o al Manchester United.  

El Madrid curó algunas heridas con 10 goles al Rayo, pero algunos problemas persisten y tienen difícil solución. Florentino Pérez, el presidente, toma nota y a final de curso, si no antes, tendrá que activar un plan para renovar una plantilla dividida y harta del rigor táctico de su entrenador y de los caprichos de su estrella.