Claro que hubo llamada de Florentino a Mourinho. Y más…

El presidente del Real Madrid contactó con el técnico en cuando el Chelsea oficializó su despido

Fotografía: Claro que hubo llamada de Florentino a Mourinho. Y más... » Diario Gol
Fotografía: Claro que hubo llamada de Florentino a Mourinho. Y más... » Diario Gol

«El futuro nadie lo puede prever, pero ahora mismo Mourinho no va a venir al Madrid». El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, afirma con argumentos. Él mismo mantuvo unas horas antes una conversación con el técnico, en cuanto se conoció su despido del Chelsea. El mensaje cruzado fue claro: «Ahora no es posible, pero hablamos en junio».

Florentino guarda un «muy buen recuerdo» de Mourinho, el técnico que «elevó el nivel competitivo» del Real Madrid y crispó el ambiente en la selección por sus ataques al Barça. Directivo y técnico mantienen el contacto desde que The Special One saliese del Santiago Bernabéu. La llamada del presidente madridista fue una de las primeras que atendió el entrenador en cuanto quedó en paro, según ha podido saber esta publicación.

Sigue Benítez

Pérez mandó un mensaje de ánimo a Mou, y éste le respondió con agradecimiento. Asumió que era cuestión de tiempo y reiteró que vio actitudes sospechosas en algunos de sus jugadores. Sin entrar en demasiados detalles sobre el despido del Chelsea, Florentino le recordó a José que siempre tendrá las puertas abiertas del Real Madrid. El presidente, asimismo, argumentó que no era el momento de despedir a Rafa Benítez, porque dejaría en evidencia su ojo clínico a la hora de elegir técnicos. «Hablamos en junio», acordaron.

El Real Madrid peina el mercado en busca del sucesor de Rafa Benítez. El técnico dejará el club en junio (un desmoronamiento total aceleraría su despido). Florentino ha negado que Zidane sea candidato. El entrenador del Castilla es, de hecho, el primero que se niega a tal opción. Su futuro está en la selección francesa. No quiere desgastarse en un banquillo como el del Bernabéu. En esta tesitura, Florentino tiene dos cartas sobre la mesa: Joachim Löw y Mou.

Publicidad