Cesado. Bartomeu se carga a Quique Setién. El sustituto de Messi para el banquillo del Barça

La humillación contra el Bayern de Múnich sentencia al técnico cántabro

Fotografía: Cesado. Bartomeu se carga a Quique Setién. El sustituto de Messi para el banquillo del Barça
Fotografía: Cesado. Bartomeu se carga a Quique Setién. El sustituto de Messi para el banquillo del Barça

El FC Barcelona salió humillado de su partido contra el Bayern de Múnich (2-8) en los cuartos de final de la Champions League. Los de  Quique Setién fueron incapaces de superar a los alemanes y se quedan fuera de la competición. Los germanos se enfrentarán al ganador del Manchester City-Olympique de Lyon que se disputa este sábado.

Thomas Müller (4’, 31’), Ivan Perisic (21’), Gnabry (27’), Kimmich (63′), Levandowski (82′), Coutinho (85′, 89′) pusieron los goles para los alemanes. David Alaba en propia puerta (7’) y Luis Suárez (57‘) anotaron para el Barça

Barcelna Bayern

Un resultado que no solo ha sentenciado a los blaugrana en la máxima competición continental. También ha puesto en la diana a Quique Setién y a su cuerpo técnico. Se acabaron las oportunidades. El míster cántabro está fuera. No seguirá el próximo curso.

Quique Setién está fuera

Ya lo dijo Leo Messi. El argentino avisó en una entrevista antes del estallido de la pandemia del coronavirus: “Con lo que tenemos no nos da para la Champions”. Y lo repitió después de perder contra el Osasuna en el penúltimo partido de Liga. Una derrota que le costó al Barça decir adiós definitivamente a la competición de la regularidad: “Ya dije que no nos daba para la Champions y no nos dio ni para la Liga”. Y así ha sido. Lo de Semedo, Busquets, Griezmann y compañía fue, una vez más, de órdago.

Ganar la Liga de Campeones es lo único que hubiera salvado a un técnico que no ha sido capaz de mejorar lo visto con Ernesto Valverde, con el que al menos se ganaba la Liga. Es lo único que hubiera dado crédito a Setién tanto ante los mandatarios, la afición y los miembros del equipo. Por tanto, en los próximos días/horas Josep Maria Bartomeu le comunicará que recoja sus bártulos y vacíe su despacho.

Debería hacerlo el presidente, pero ese no se mueve de su asiento. Su gestión ha sido nefasta. El que los tres sustitutos a los que ha fichado para sustiruir a Neymar estuvieran hoy en el banquillo (Dembélé y Griezmann en el del Barça y Coutinho en el del Bayern) resumen la lamentable, penosa y patética gestión de Josep Maria Bartomeu. Y para colmo, el brasileño anotó el séptimo y el octavo.

Qique Serién cesado

Las bases de Messi para el sustituto de Setién

Ahora le tocará al presidente buscar un nuevo entrenador. Un nombre que tendrá que escoger en consenso con Messi. Sabe que de ello depende que logre estampar su firma en la renovación de su contrato. Es lo único qu ele queda para no pasar a la historia como el peor entrenador de la historia del club.  Y si no quiere superar a Joan Gaspart en incompetencia, tendrá que ir con pies de plomo. Porque el delantero ya le ha dicho qué quiere para el banquillo culé.

Un entrenador que se acerque a los postulados de Pep Guardiola y Luis Enrique. Un técnico que deje hacer como el asturiano y que sea capaz de recuperar el estilo y la filosofía Barça.

Xavi, sueño imposible

El gran deseado de Messi es Xavi Hernández. Junto a Pep Guardiola, es de los pocos que generarían ilusión entre la parroquia culé y también en el argentino. Pero el de Terrassa no quiere coger un proyecto en declive. Prefiere “esperar” a que se marche la directiva actual para regresar al Camp Nou.

Así se lo hizo saber el ex futbolista a Bartomeu y Eric Abidal, cuando fueron a por él en el mercado invernal. Porque aunque Abidal desafíe a Xavi con que demuestre que hubo propuesta, sí la hubo. Otra cosa es que al francés le avergüence haber creado un equipo tan poco atractivo y equilibrado que hasta los más fieles al Barça rechacen dirigirlo.

Los planes B de Bartomeu

Y ante la negativa de Xavi, se le gira faena a Bartomeu. Porque al de Rosario no le gusta ninguno de los otros candidatos que baraja el presidente.

No quiere a Ronald Koeman. El argentino sabe del carácter del neerlandés y ya se ha visto como ha terminado su relación con los técnicos que no han tenido mano izquierda. Y en esta parcela, lo tiene claro. Koeman no encaja en las preferencias de Messi.

Como tampoco lo hace Antonio Conte. Tras su salida de la Juventus de Turín ha sonado como posible opción para dirigir al equipo el año que le queda a Bartomeu en la presidencia. Pero el delantero no quiere a un técnico conocido por su mano dura e intransigencia con los cracks.

Ni a Patrick Kluivert, la que sería la opción fácil del mandatario, al estar ya en las categorías inferiores de club. Si el holandés terminó mal con Víctor Valdés, con Messi será otro polvorín.

El mejor posicionado para relevar a Setién

La opción de Francisco Javier García Pimienta sí gusta más al argentino. Un técnico que conoce, comprende y sabe desplegar el estilo de juego del Barça, y que sabe dar manga ancha cuando conviene.

Pero al margen de quién sea el elegido, Messi no piensa tanto en firmar su renovación. Para el argentino el documento es lo menos importante. Cuando llegue el momento firmará y punto. Lo que importa a Leo de verdad es lo que ocurrirá en verano de 2021. Porque ahora el que se va es Setién. Y firme o no, el que lo hará dentro de un año sí o sí será Bartomeu. Y eso es lo que está esperando el ‘10’ culé.

Cena secreta en Castelldefels

Hace unos meses, cuando todavía podía ejecutar la cláusula que le permitía salir gratis del Barça, recibió una llamada de Joan Laporta, con quien mantiene una relación excelente. Y hace mantuvieron una cena secreta en Castelldefels . Un encuentro en el que el ex dirigente le pidió que aguantara en el Barça, asegurándole  al argentino que el curso que viene se presentará a las elecciones.

 Joan Laporta celebra un título junto a Leo Messi y el Barça | EFE

El ex presidente no se ha pronunciado en público. Tan solo ha dicho que si considera que los candidatos no son mejores que él dará un paso adelante.  Pero lo cierto es que el abogado lleva tiempo preparando su candidatura en la sombra. Y no viene solo.

Laporta prepara una revolución en silencio

Laporta le garantizó a Messi que si gana las elecciones regresará al Barça con la vieja guardia. Con Xavi en el banquillo y acompañado de Carles Puyol y Víctor Valdés, en un organigrama deportivo en el que moverá cielo y tierra para que sea dirigido por Pep Guardiola.

Pep Guardiola Xavi

Un cuerpo técnico que sabrá sí exprimir los últimos años de Messi en el Barça, que sabrá construir un equipo a su alrededor que le permita salir del Camp Nou por la puerta grande y afianzándolo de nuevo en el trono del mejor del mundo. Que sabrá perpetrar la revolución que necesita el Barça para volver a reinar en Europa.