Busquets divide a la directiva del Barça

Las presiones del mediocentro generan un incómodo debate en la cúpula del club

Fotografía: Busquets divide a la directiva del Barça » Diario Gol
Fotografía: Busquets divide a la directiva del Barça » Diario Gol

Sergio Busquets espera a Josep Maria Bartomeu. El mediocentro del FC Barcelona ya ha reclamado tres veces el aumento de sueldo que le prometió el presidente hace un año, cuando renovó su contrato hasta 2019 y fijo en 175 millones de euros su cláusula de rescisión. La presión del futbolista divide a la junta directiva. Un sector está muy molesto con el jugador, a quien recriminan que airee un tema interno, pero también hay directivos que entienden el malestar de Busquets.

Bartomeu tiene claro que deberá mejorar el contrato de Sergio Busquets. El presidente incluso lo ha asumido públicamente. El problema es la fecha. El Barça no quiere incrementar la masa salarial de la plantilla antes del 30 de junio para evitar que aumente un porcentaje de su presupuesto que ya está al límite.

Solución rápida

El Barça, que aplaza todas las mejoras a la firma de un nuevo patrocinador y a la renovación del acuerdo con Nike, pide tiempo. Busquets, no obstante, quiere una solución rápida. «Espero que Bartomeu cumpla su palabra lo antes posible», dijo a Mundo Deportivo. Después, en una entrevista a ESPN, recalcó: «Sólo hay dos personas que pueden hacerme cambiar de opinión para dejar el Barça: mi mujer y Pep Guardiola». En Londres, el pasado martes, sentenció: «Mi renovación es un tema que depende del presidente y espero que cumpla su palabra».

Las palabras de Busquets ha n sorprendido a los directivos del Barça. Un amplio sector está molesto con el futbolista. Le recriminan que se haya quejado públicamente porque tendrá el aumento prometido, admitido por el mismo Bartomeu, y lamentan su manera de presionar al club en un momento delicado por la actual coyuntura económica.

Otro sector de la junta directiva, en cambio, opina que el tema Busquets debería estar ya totalmente cerrado y que Bartomeu tendría que haber aumentado ya el salario del futbolista. Esgrimen que Busquets se formó en el club y que su rendimiento siempre ha sido espectacular.

Publicidad