Messi pone la cruz a un crack| EFE

“Vete del Barça”. Messi baja el pulgar (y Valverde abre la puerta)

stop

Leo habla alto y claro con un crack del equipo y le pide que se vaya

12 de enero de 2018 (14:00 CET)

 A medida que van pasando los días, varios de los jugadores que están en la plantilla del FC Barcelona van teniendo contactos para abandonar el club. Los descartes de Ernesto Valverde se están buscando la vida lejos del Camp Nou.

El club les ha comunicado que deben marcharse. Y Leo Messi sabe perfectamente en que situación se encuentra cada uno de estos jugadores. Precisamente, viendo que el Txingurri le ha abierto la puerta, el argentino ha hablado con Aleix Vidal y no ha podido ser más franco: “vete del Barça”.

No cuenta

Un mensaje muy directo y que no deja lugar a dudas. Y es que Leo sabe que el catalán no tiene nada que hacer en el Barça. Valverde, tal y como dijo hace pocos días en una rueda de prensa, prefiere una plantilla corta.

Una indirecta muy directa hacia la directiva. El míster quiere que sus descartes se vayan ahora en enero para afrontar la segunda vuelta de la temporada ya sólo con sus elegidos. Y Aleix no está en este grupo.

El polivalente jugador no a acabado de cuajar en el sistema de Ernesto. Ha jugado, y cuando lo ha hecho ha tenido buenas actuaciones, pero nada del otro mundo. No aporta lo que debería aportar y de ahí que el míster quiera perderlo de vista.

Vuelta a casa

De momento el club que parece más interesado en hacerse con sus servicios es el Sevilla, el equipo donde triunfó y donde se hizo un hueco en el panorama futbolístico español. La vuelta del lateral/extremo al equipo andaluz sería una muy buena noticia para las tres partes.

Para el Barça, que se desharía de un jugadores que nunca ha acabado de conectar ni con sus compañeros ni con sus entrenadores (ni Luis Enrique ni Valverde) ni con la grada. Para el Sevilla, que se reforzaría con un tipo que ya sabe lo que es jugar allí y que sería recibido con los brazos abiertos.

Pero lo más importante, para Aleix. Messi sabe que no lo está pasando bien y que debe buscarse los minutos lejos de Barcelona. Es un gran jugador que no ha tenido suerte. Seguro que en el momento en el que ponga un pie en el Sánchez Pizjuán, volverá a sonreír.

Veremos si el conjunto andaluz apuesta por una compra o una opción de cesión hasta final de temporada con opción a compra. En cualquier caso, Messi ya le ha bajado el pulgar y Valverde lo ha bendecido.