Verratti destroza a Valverde en una conversación privada que incendia el Barça

stop

El italiano tira a matar

Verratti destroza a Valverde en una conversación privada que incendia el Barça  | EFE

11 de julio de 2017 (19:08 CET)

El FC Barcelona hizo llegar un mensaje a Marco Verratti, le esperará hasta el cierre del mercado en agosto. Apuestan al cien por cien en el italiano como piedra angular en el centro del campo y no hay ningún problema en llevar la situación al límite.

El problema salta  por que Verratti ha confiado a su entorno que no presionará para forzar su salida, así que el Barça esperará en balde si pretende un gesto por su parte.

El riesgo de forzar

El centrocampista sabe que declararse en rebeldía tendría graves consecuencias. Son muchos los futbolistas que expresaron abiertamente su deseo de marcharse.

Acabar saliendo en las últimas horas del mercado se notó en su rendimiento durante la temporada.

Luka Modric es un claro ejemplo. El croata presionó al Tottenham para salir y realizó una pretemporada con la cabeza en otra parte y sin disputar partidos para coger fondo. Al llegar al Madrid tuvo que sumarle un periodo de adaptación.

El resultado fue que no explotó hasta el final de su primera temporada. Verratti no puede pasar por este proceso en año de Mundial.

La poca fiabilidad del proyecto

Para realizar un movimiento tan arriesgado, el centrocampista del Paris-Saint Germain tendría que estar totalmente convencido del proyecto barcelonista. Y no lo está.

El nuevo ciclo de Ernesto Valverde despierta dudas en Marco Verratti. No le asusta la presión de tener que dirigir al Barça cogiendo el relevo de Xavi, pero considera que hay más problemas de fondo.

La planificación azulgrana no está destacando por su éxito. El Barça tiene que hacer salir a muchos jugadores de su plantilla y no termina de conquistar a ninguna figura del mercado.

Verratti tiene miedo de forzar la máquina para dar el salto a un club cuyo ciclo ha acabado. Puede no ser un equipo ganador, y las dudas hacen que prefiera esperar en el PSG. El Barça tendrá que subir su apuesta.