Verdades y mentiras del caso Arda Turan en el Barça

stop

El futbolista turco está señalado por su bajo rendimiento

Arda Turan, en uno de los muchos partidos que se vio forzado a presenciar desde la grada del Camp Nou | EFE

08 de abril de 2016 (23:04 CET)

Arda Turan está señalado. Luis Enrique mantiene su confianza en el jugador de puertas para fuera, pero está preocupado por su difícil adaptación al Barça. El jugador turco no rinde como se esperaba de él, pero lo más preocupante es que no muestra la actitud necesaria para cambiarlo. Se han disparado las alarmas porque es un futbolista muy talentoso, pero poco trabajador. No se deja la piel en los partidos, ni demuestra capacidad de sacrificio.

El caso Arda está en boca de todos: dentro y fuera del club. En los despachos y en el vestuario. Pero se han dicho muchas mentiras y algunas, pocas, verdades.

En las últimas horas se han hablado de supuestas ofertas desde China para comprar al futbolista turco. Esas ofertas son mentira. Ni desde China, ni desde ningún lado. El jugador no se quiere ir a China, con lo feliz y bien pagado que está en Barcelona. Arda tendrá su retiro dorado en el Camp Nou a menos que haga un cambio de actitud.

El ex del Atlético costó 40 millones de euros este verano y tiene contrato hasta 2020. Tiempo más que de sobra para agrandar su fortuna. Y es que cobra unos ocho millones de euros fijos al año, que se disparan alrededor de 11 millones con variables por títulos.

Todos están preocupados

Más mentiras: ni Luis Enrique está contento ni la plantilla bendice el fichaje. La realidad es que Lucho no lleva bien la situación, y los jugadores ven que Arda no está al nivel para ser decisivo. Se llevan bien con él, es un tipo divertido, extrovertido y aporta cosas al grupo. Pero hasta ahí.

En la directiva también hay una cierta preocupación por lo que ha costado. Y, si recibiesen una oferta de 40 millones de euros por el jugador, no se lo pensarían dos veces antes de venderlo. Es cierto que todavía se puede adaptar, pero no aparenta que vaya a ser así, porque en el campo no lo demuestra. La actitud no anima. Pero quiere seguir viviendo en Barcelona y así seguirá.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad