Lío con Valverde: le calla la boca (y es un peso muy pesado del Barça) | EFE

Valverde se carga a cinco cracks del Barça para pagar a Coutinho

stop

El 'Txingurri' tiene un plan letal para ganar el triplete

08 de enero de 2018 (20:47 CET)

Pep Guardiola ganó el triplete en su primer año como entrenador del FC Barcelona. Luis Enrique también lo logró el año de su debut. Ernesto Valverde no quiere ser menos.

El Txingurri sabe que con Leo Messi en su equipo se pueden hacer maravillas si el resto de jugadores acompañan. La clave es tener feliz y motivado al astro argentino.

Por eso era tan importante el fichaje de Philippe Coutinho. Porque el vestuario –algunos miembros, no todos– lo pedía a gritos. Especialmente Luis Suárez y el propio Messi.

Ahora, Valverde tiene un equipo titular muy solvente y también fondo de armario. Hace tiempo que no se recuerda a un Barça con tantas variantes.

Dembelé era un jugador anhelado por el cuerpo técnico independientemente de que Neymar estuviese en el equipo. Se le intentó fichar un año antes para ser suplente.

Con la salida del brasileño, el delantero francés no podía ser el sustituto directo. Coutinho llega para tener ese rol. Pero lo mejor de todo es que pueden ser complementarios.

Múltiples variantes ofensivas

Contando que Messi y Suárez son intocables, se presentan distintas variables muy interesantes. Un 4-3-3 con Iniesta y Coutihno por la izquierda, por ejemplo, y sin Dembelé.

O un 4-2-3-1 con Iniesta descansando en Liga y Coutinho descansando en Champions, pero con Dembelé en la diestra.

Y luego está el centro del campo. Busquets es inamovible, pero Paulinho y Rakitic descansarán más a partir de ahora. Se repartirán los minutos y jugarán en función de las necesidades.

La locura de Valverde

Este Barça repleto de variantes ha costado un precio muy caro: 145 y 160 millones de euros por Dembelé y Coutinho –variables incluidos– más los 40 millones de Paulinho.

En total, 350 millones de euros en tres jugadores llamados a tener un peso específico en el equipo. Pero que ni siquiera serán titulares fijos. Parece una locura.

El otro precio que hay que pagar es deportivo. Y así lo ha querido Ernesto Valverde, que con las convocatorias de José Arnáiz ha dejado claro a quién no quiere en el equipo.

Los señalados

Gerard Deulofeu y Aleix Vidal se tienen que buscar la vida. Y se unen al ya descartado Arda Turan, que se espera salga rumbo al Besiktas.

A estos tres jugadores hay que añadir a Rafinha, que lo tendrá prácticamente imposible para jugar. Por delante tiene incluso a Sergi Roberto.

Denis, en cambio, seguirá en el equipo con el objetivo de ser el futuro relevo de Iniesta, si aguanta el precio de jugar cada vez menos. El manchego tiene intención de seguir por mucho tiempo.

Paco Alcácer se salva

Tampoco lo tendrá fácil André Gomes, que será la alternativa a Iniesta, Rakitic, Paulinho y Busquets. A poco que pueda, el Barça lo venderá este enero.

Y el que parece que se puede salvar de la quema, aunque jugará poco y menos cuando se recupere, es Paco Alcácer. El delantero valenciano será el relevo de Luis Suárez siempre y cuando Valverde no opte por poner a Messi como referencia arriba.