Traición a Florentino Pérez: “No quiere ir al Real Madrid” (y Messi lo quiere en el Barça) | EFE

Traición a Florentino Pérez: “No quiere ir al Real Madrid” (y Messi lo quiere en el Barça)

stop

El astro argentino del Barça pacta con Bartomeu el fichaje alternativo a Griezmann

06 de junio de 2018 (18:56 CET)

Dudas en el FC Barcelona. El fichaje de Antoine Griezmann sigue sin despejarse. Como se pudo ver en el último entrenamiento de la selección francesa, el delantero se deja querer por todos. 

Por un lado, le abraza con locura Ousmane Dembelé, el último que se suma a la lista de miembros del Barça que le mandan mensajes de apoyo y cariño al todavía jugador del Atlético de Madrid

"No he hablado mucho de este tema con Antoine, pero si decidiese venir al Barça sería una cosa excepcional. Es un gran jugador, un magnífico atacante y encajaría muy bien", aseguró Dembelé en francés. 

Dembelé dijo lo mismo que anteriormente confesó Umtiti sobre Griezmann. Igual que han hecho Leo Messi, Luis Suárez, Josep María Bartomeu o Guillermo Amor hace unos meses. Todos le abren las puertas del Barça

Sin embargo, Griezmann  se sigue abrazando con Umtiti y Dembelé, pero también lo hace con Lucas Hernández. Los futbolista del Atlético, como Diego Costa, mantienen la confianza en que el '7' seguirá siendo rojiblanco. 

Messi presiona para convencer a Griezmann

Ni siquiera las palabras de Messi han generado la reacción del delantero del Atlético. Lo que está claro es que en Madrid seguirá siendo cabeza de ratón y en el Barça  estará a la sombra del astro argentino. Pero su sueño es ganar la Champions, y desde el Camp Nou puede tener más oportunidades. 

Hace meses que la contratación de Griezmann por el Barça está prácticamente hecha. Desde el pasado verano, cuando se empezaron a mover los hilos. O desde la reunión que Bartomeu mantuvo en octubre con Maud Griezmann, la hermana y agente del crack.

Sin embargo, y pese a los muchos movimientos realizados, Griezmann sigue jugando al gato y al ratón. El líder de la selección francesa no se moja.

Recientemente, Antoine reconoció a medios de su país que desvelará su futuro antes de comenzar el Mundial. Ya solo quedan 10 días. El mercado de fichajes se abre de manera oficial el 1 de julio, fecha a partir de la cual baja la cláusula de Griezmann de 200 a 100 millones de euros.

Griezmann se aleja del Barça 

Por tanto, el Barça no podrá acometer la operación, en caso de que finalmente El Principito acceda, hasta dentro de un mes. Sin embargo, él prefiere anunciarlo antes para atajar los rumores.

En estos momentos, para Griezmann es prioritario el Mundial, pero no quiere dejar de lado su futuro. El objetivo que se ha marcado es cerrarlo cuanto antes y poder concentrarse al ciento por ciento en la bleu.

Mientras tanto, sus compañeros del Barça en la selección tratan de convencerlo. Especialmente el primero. Curiosamente, tanto Umtiti, como Dembelé  y Griezmann marcaron en el último amistoso contra Italia.

El problema es que en las últimas horas crecen los rumores de que finalmente Griezmann se quedará en el Atleti. La oferta salarial que le plantea Enrique Cerezo es de otro planeta y ni siquiera el Barça está dispuesto a poner tanto dinero sobre la mesa. 

Problemas con la escala salarial 

Si el vestuario del Barça se entera de que un recién llegado cobra más que Luis Suárez, Piqué o Busquets, habrá lío. Más del que ya hay actualmente con algunas renovaciones estancadas.

Por tanto, Bartomeu está entre la espada y la pared. Y ante sus habituales dudas, Griezmann se aleja irremediablemente hacia dónde están dispuestos a darlo todo por él.

Es por este motivo que el Barça  debe seguir trabajando otras alternativas: el plan b al Principito ya está sobre la mesa de Bartomeu. Si el francés no espabila, habrá que ponerlo en marcha. 

Messi considera que en caso de no fichar a Griezmann, el Barça debe ir a por otro crack de primer nivel. Y Dembelé podría entrar como moneda de cambio.

Mohamed Salah, primera alternativa

Desde que se fue Neymar, hay un enorme vacío en el ataque del Barça. Y alguien debe llegar este verano para suplir la ausencia. En estos momentos, hay un gran candidato sobre la mesa como alternativa al fichaje de Griezmann.

La operación pasaría por sellar un trueque con el Liverpool. Mohamed Salah ha enamorado al mundo entero este año con su fútbol y se ha convertido en enemigo acérrimo del Real Madrid.

sergio ramos mohamed salah lesion

Salah ha descartado por completo su fichaje por el club que preside de Florentino Pérez, pese a que el presidente blanco lo tiene en su lista de favoritos a reforzar la delantera del Madrid este verano. "No quiere ir al Real Madrid", confiesan fuentes conocedoras del caso a Diario Gol.  

El crack egipcio no perdona la fea lesión que le provocó Sergio Ramos y quiere venganza. Y la mejor forma de obtenerla sería vistiendo la camiseta del Barça. Pero las cifras no están nada claras: se habla de entre 80 y 150 millones. 

Para cerrar este acuerdo, el club catalán ofrecería a Dembelé al Liverpool, ya que es un jugador que también gusta a Jurgen Klopp. Igualmente, el Barçatendría que abonar algo de dinero.

Uno de los principales valedores del fichaje es Philippe Coutinho, que se entendió bien con Salah durante los seis meses que compartieron y guardan una muy buena relación. 

El 'plan b' es Kylian Mbappé. Las relaciones con el PSG son muy frías, así que sería complicado, pero el Barça propondría un cambio Mbappé-Dembelé puesto que Touchel confía en el extremo galo y pagaría la diferencia. Esta opción es más cara.

La tercera vía: un centrocampista 

La tercera vía a Griezmann consiste en no fichar a ningún nuevo delantero, mantener a Dembelé en la plantilla y hacerle competir con Coutinho.

Salah se va de la lengua con Coutinho | EFE

De esta forma, Coutinho haría más de Neymar que de Iniesta y el Barça se centraría en reforzar el centro del campo con un jugador como Eriksen, Pjanic, Thiago Pogba.

Esta última es la opción que menos convence a Messi, partidario de tener mucha pólvora arriba –pero con mucho trabajo defensivo por parte de todos–, pero daría equilibrio al equipo.