¡Tortazo al Barça! El amaño en los sorteos de la Champions

stop

El Real Madrid se enfrentará al Nápoles, el Atlético jugará contra el Liverpool y el Sevilla frente al Leicester

¡Tortazo al Barça en la Champions!

12 de diciembre de 2016 (12:32 CET)

El FCBarcelona no tiene suerte en los sorteos de la Champions. El equipo azulgrana se enfrentará al temible PSG en los octavos de final. Mucho más asequibles serán los rivales de los otros tres representantes de la Liga. El Real Madrid jugará contra el Nápoles, el Atlético se enfrentará al Bayer Leverkusen y el Sevilla se medirá con el Leicester, sorprendente campeón de la Champions.

Ruud Gullit, mítico jugador del Milan y de la selección holandesa, no fue un buen aliado para el Barça. El equipo de Luis Enrique esquivó al Bayern, pero no al PSG de Unai Emery. Al sacar la papeleta del Barcelona, Gullit sonrió. Menos sonrisas provocan los pitos al himno de la Champions en el Camp Nou y la exhibición de Estelades a los dirigentes de la UEFA.

La Champions es el gran objetivo del Barça en la temporada 2016-17, mientras que el Real Madrid tiene el reto de convertirse en el primer equipo que encadena dos títulos.

El Madrid tuvo mucha más fortuna que el Barça y se enfrentará con el Nápoles. El partido de vuelta se jugará en Italia, pero el conjunto español es muy superior. El Atlético y el Sevilla también son favoritos.

El Barça, en cambio, se enfrentará a un PSG en construcción. Campeón de Francia, Europa es la asignatura pendiente del equipo parisino.

La denuncia

El debate sobre las bolas frías y calientes sigue vivo entre los aficionados. En el pasado,  el periodista Francesc Aguilar confirmó el uso de bolas de diferentes temperaturas para emparejar a los equipos, según conviene, en los sorteos de la UEFA.

La práctica, sin embargo, se habría llevado a cabo entre 1972 y 1983, en la Champions de entonces, la Copa de Europa.

El truco consistía en calentar o enfriar las bolas con los nombres de los equipos que debían enfrentarse/evitarse en las siguientes rondas.

Aguilar publicó esta historia en Sphera Sports. En su artículo aseguraba que todo fue una idea del entonces director de la UEFA, Artemio Franchi, con el apoyo del empleado de la Federación Española, Andrés Ramírez.

Ramírez era el encargado de variar la temperatura de las bolas, a petición de Franchi. La mano inocente no lo era tanto y estaba al corriente del amaño, pero un día todo salió al revés.

Este sistema terminó por un descuido de Ramírez. Franchi le habría pedido evitar el enfrentamiento Inter-Real Madrid (era simpatizante del equipo italiano), pero el empleado español pasó la noche con una amiga íntima trabajadora de la UEFA y se olvidó de poner las bolas en el congelador. El destino emparejó a los dos equipos.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad