Top Secret: Ter Stegen se queda solo en el vestuario del Barça 

stop

La batalla por la portería le ha salido cara

Ter Stegen, portero del FC Barcelona

19 de agosto de 2016 (11:16 CET)

La guerra de porteros en el Barça, ha hecho estragos en el vestuario culé. La batalla por la titularidad de guardametas no se ha alargado mucho en el equipo de Luis Enrique Martínez. Tras marcar a Marc-André Ter Stegen como 'intransferible' y poner en la palestra a Claudio Bravo, el chileno tomó una decisión. El portero sudamericano no se anda con rodeos. A sus 33 años, necesita estar activo y tener minutos de protagonismo, por lo que no se iba a arriesgar a ser el suplente esta temporada. Por ello, Bravo tomó cartas en el asunto y buscó una alternativa. Muy a su pesar, todo apunta a que Claudio será en las próximas horas jugador del Manchester City. Pep Guardiola le ha prometido la gloria.

Esta salida del equipo azulgrana ha sentado como un jarro de agua fría en el vestuario. Claudio ha encajado a la perfección en la plantilla culé. Los pesos pesados y el sudamericano hicieron migas desde el primer minuto. Y es que Bravo es un hombre muy querido en Can Barça, tanto a nivel personal como en el ámbito deportivo. Para los jugadores veteranos del club, el chileno es el guardameta que aporta la seguridad necesaria, la portería culé ha sido con él infranqueable. En contraste, parece ser que Ter Stegen aún no aporta este seguro bajo palos. Es un crack en potencia.

Las claves de la salida

El club culé estaba entre la espada y la pared. El portero alemán no quería seguir una temporada más siendo el guardameta suplente, por ello tensó la cuerda para ganarse la titularidad o salir del equipo. Frente a ello, en Can Barça parece que lo tuvieron claro: apostaron por quedarse con el jugador con más proyección. Ter Stegen sabía que el chileno no soportaría un rol secundario, por lo que debía saltar uno de los dos. La proyección se impuso a la veteranía.

Ahora, frente a la marcha de Bravo, parece que los futbolistas más veteranos se han revolucionado. Y es que más allá del tema deportivo, en el que el sudamericano ya demostró que es todo profesional en la Supercopa de España, el vestuario está encandilado con la forma de ser del chileno. El portero es una persona que hace piña y cuida las relaciones con sus compañeros. En contraste, parece que Ter Stegen no acaba de caer en gracia a algunos pesos pesados de la plantilla. El alemán es un tipo más frío y hermético. Por ello, el equipo ha recibido la baja de Bravo como una mala noticia

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad