Leo Messi y Luis Suárez, futbolistas del FC Barcelona. | EFE

Suelta pestes de Messi por la espalda. ¡Harto de su dictadura en el Barça! No se hablan. ¡Quiere irse!

stop

El crack que no soporta al argentino

19 de marzo de 2020 (11:55 CET)

La pausa en el fútbol que ha provocado el coronavirus no le ha ido del todo mal al FC Barcelona. Sí es cierto que los culés andaban líderes en la Liga y mantenían intactas sus opciones de acceder a los cuartos de final de la Champions League. Pero también lo es que el juego de los blaugrana seguía dejando mucho que desea, así como la actitud de algunos jugadores. Y que si los catalanes andaban primeros en la tabla era más por demérito del Real Madrid que por mérito de los culés.

En este sentido, los de Quique Seitén han tenido suerte de que el parón haya llegado en estas circunstancias. Porque si ya bajaban las aguas revueltas en el Camp Nou, solo hubiera faltado que la clasificación hubiera quedado con los blancos por encima.

Porque antes de que el COVID-19 se cargara el fútbol, el vestuario culé era un polvorín a punto de estallar. Y poco a poco van saliendo todas las diferencias que se manifestaron durante los últimos entrenamientos.

Messi se las tiene con Abidal

Ya os hablamos en Diario Gol del día en el que Leo Messi se fue a por Eric Abidal en un entrenamiento. Fue al día siguiente del cruce de declaraciones entre el capitán argentino y el secretario técnico, cuando Abidal vino a decir que el equipo no entrenaba bien y Leo le exigió que diera nombres.

Leo Messi Abidal

Tras aquello, Eric se reunió de urgencia con Josep Maria Bartomeu y acto seguido se fue a la Ciudad Deportiva Joan Gamper. Messi lo vio, paró de entrenar y se fue directo hacia la banda, donde estaba Abidal. El asunto no fue a más, pero comentan en la ciudad condal que algunos del equipo lo tuvieron que frenar, pues pocas veces habían visto a Messi tan encendido.

Riqui Puig, vetado

Un episodio que se sumó al de Riqui Puig, por ejemplo. Setién aseguró a su llegada que contaría con el canterano, pero lo único cierto es que prácticamente desapareció del mapa. El presunto motivo: le hizo un caño a Messi en un entrenamiento que no gustó ni un pelo al astro de Rosario. Y desde aquel episodio, el catalán solo tuvo 19 minutos contra el Granada y 1 contra el Levante.

EOPOkXAW4AA0wtk

Ter Stegen estalla

Otro con el que se las ha tenido Messi es con Marc-André ter Stegen. El meta alemán ha reclamado más exigencia y disciplina entre los crack, algo que no ha gustado nada al de Rosario y compañía.

Una situación que, tal y como hemos recogido en Diario Gol, ha llevado al meta alemán a plantearse pedir su venta a final de curso. Su máxima aspiración es ser titular de la Selección de Alemania y considera que necesita competir al máximo nivel para ganarse el puesto. Y si no hay cambios profundos en la plantilla, el Barça no parece a día de hoy el escenario propicio para ello.

Piqué, a lo suyo

También se ha enfriado su relación con Gerard Piqué. El central de la Bonanova hace tiempo que va a la suya, con sus negocios al margen del club. El Barça hace tiempo que dejó de ser su prioridad.

Shakira y Gerard Piqué | EFE

El defensa es ya más empresario que jugador. Y lo que más le interesa (o interesaba antes del coronavirus) es poder hacer viajes para vender su proyecto de la Copa Davis, sus escapadas a Andorra para gestionar el club del Principado, etc.

Griezmann  no puede más

Pero atención a las rencillas producidas en el vestuario en los últimos entrenamientos y que empiezan a deslizar desde el Camp Nou. Antoine Griezmann nunca entró con buen pie en el vestuario. Los pesos pesados no le perdonaban que un año antes rechazara fichar por el Barça y diera a conocer su decisión mediante un documental. Lo consideraron una falta de respeto.

Con el paso de los meses el ex del Atlético de Madrid se ganó la confianza de algunos. Y en ocasiones se vieron algunos acercamientos con Messi. Pero ahí quedó todo. A medida que avanzaban las semanas las distancias volvieron a aparecer. Y en los últimos días ni se hablaban.

Se plantea una salida

Explican en la capital catalana que Griezmann vio como las gasta el ’10’ culé y el poder que tiene en la plantilla. La defenestración de Riqui Puig es buena prueba de ello. Y prefirió alejarse de Leo.

Además, no esconde su opinión acerca del de Rosario entre sus allegados. Los Samuel Umtiti, Ousmane Dembélé y Clement Lenglet que forman el clan de los franceses. Además, Antoine ahí se siente arropado, pues Umtiti y Dembélé también saben bien del poder de Messi en el equipo y en el club.

Un Griezmann que cada día que pasa siente con más fuerza su arrepentimiento por haber fichado por el Barça así como las ganas de irse. Y si tras la crisis sanitaria todo sigue igual, se planteará seriamente hacer las maletas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad