Si eres del Barça no leas esta noticia (incluso Messi lleva un enfado bestial)

stop

La guerra política del Camp Nou salpica al vestuario, la cantera y el mercado

El enfado bestial de Leo Messi con el Barça | EFE

30 de junio de 2017 (19:05 CET)

El FC Barcelona hace aguas por todas partes. En lo económico, en lo deportivo y en lo formativo. No hay dinero, no hay estrellas y el talento base se da a la fuga.

Esta es la síntesis de un grave problema que se viene cociendo en los últimos años y que está a punto de explotar. No es casualidad que Agustí Benedito y Joan Laporta busquen ahora su minuto de gloria.

Los oportunistas siempre han estado ligados a la historia del Barça. Pero su necesaria existencia, así como su fallida candidatura para gobernar el club, no empaña que tengan algo de razón.

No es una cuestión de buenos y malos. Es una cuestión de errores en la planificación. Es la herencia de un Sandro Rosell que tomó más decisiones movido por el rencor que por la profesionalidad que debían ostentar todos sus empleados.

Rosell, que sigue temporalmente entre rejas después de que la Audiencia Nacional haya negado el desbloqueo de sus cuentas, quiso romper con todo lo que olía a Laporta.

Y no tuvo en cuenta que su archienemigo, a pesar de todos sus excesos, había tomado muy buenas decisiones para el club. Contaba con profesionales como la copa de un pino. Sobre todo, en tareas de formación y fútbol base, donde el ex directivo Jacint Borràs no daba tregua.

Peligran los grandes fichajes

Ahora, con Josep María Bartomeu en la presidencia, el club quiere dejar atrás la guerra de ismos. Pero es demasiado difícil. No ha logrado dar con la tecla.

Hay voces en su junta directiva que se quejan del famoso artículo 67 de los estatutos. Utilizado para preservar la economía del club, es un feroz límite a la hora de abordar grandes fichajes.

En el vestuario están enfadados con esta situación. Por motivos de dinero, el Barça dejó escapar a Marco Asensio, que costaba poco más de tres millones. Ahora brilla en el Real Madrid.

Y este verano será prácticamente imposible cerrar el tridente de fichajes que todo el barcelonismo anhela: Marco Verratti, Héctor Bellerín y Ousmane Dembelé. De momento, eso sí, ya está atado el retorno de Gerard Deulofeu

Leo Messi, harto de las guerras políticas en el entorno, celebra este viernes su boda sin invitar a nadie de la actual directiva. Ni de la anterior. Ni a Luis Enrique. Ni a Guardiola.

Fuga de talentos

Mientras todo este caldo de cultivo se cuece en una olla a presión, nadie pone freno a la fuga de talentos del fútbol base: Jordi Mboula al Mónaco, Éric García al Manchester City y Mateu Morey ha estado a un paso de fichar por el Bayern de Múnich. Todavía no se descarta.

Tampoco seguirán cinco jugadores que han tenido su peso en el filial de Gerard López. Ellos son Gerard Gumbau, José Aurelio Suárez, Xemi, Alberto Perea y Borja López.

Para colmo, el ex azulgrana Pedro Rodríguez sorprende con una brutal rajada en los micrófonos de El Larguero: "El Barça está perdiendo la filosofía de cantera, tuvimos un 11 todo de la casa en mi época, pero eso ya no existe, es una pena. Muchos jugadores han tenido que salir de la cantera para ganarse la vida". 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad