Sergio Ramos y Piqué

Sergio Ramos se va de la lengua: ¡Escándalo Piqué! Muy gordo esto en el Barça

stop

El central del Real Madrid lo cuenta todo

25 de marzo de 2020 (11:41 CET)

Por mucho que el coronavirus haya paralizado la Liga y la Champions League, Madrid y Barça siguen planificando su plantilla de cara a la temporada que viene. Como bien saben Sergio Ramos y Gerard Piqué, dos de las piezas más importantes en los vestuarios de los dos grandes equipos de la liga española, su futuro no está nada claro.

Y es que tanto el central andaluz como el catalán encaran la última fase de sus carreras deportivas en un club donde cada vez son más los que dudan de su futuro rendimiento. De hecho, ha sido Ramos el que se ha ido de la lengua y ya le ha hecho saber a su círculo más íntimo que la directiva del club blaugrana está trazando un plan para cargarse a Gerard.

El Barça busca un nuevo Piqué

La situación en la defensa culé no es nada fácil. Tras varias operaciones rocambolescas en los últimos mercados de fichajes, el Barça cuenta, hoy en día, con tan sólo tres centrales en el primer equipo: Piqué, Umtiti y Lenglet. Por edad, es el primero el que tiene más números de necesitar su sustituto cuanto antes.

Piqué | EFE

Pero en el Barça no consideran que ninguno de los dos defensas franceses estén a la altura para ser el defensa referencia del equipo. De ahí que Josep Mª Bartomeu y los suyos ya estén buscando en el mercado alternativas de primerísimo nivel.

Ahí aparecen nombres como los de Skriniar o De Ligt, dos centrales contrastados y que gustan, y mucho, en la secretaría técnica azulgrana. Teniendo en cuenta que la de Piqué es una de las fichas más altas y que muchos en la directiva lo tienen más que cruzado tras diversos momentos de tensión con el jugador, más de uno optaría por venderlo este mismo verano.

Algo que, sin embargo, no parece que vaya a suceder. Eso sí, lo que sí que es muy probable es que el Barça se haga, de una vez por todas, con un defensa central de los mejores del mundo para, poco a poco, ir arrinconando a un Gerard que, de hecho, tampoco cuenta ya con el apoyo total del vestuario.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad