Sergio Ramos

Sergio Ramos no lo quiere. Y busca casa en Barcelona (y es para jugar con Messi en el Barça)

stop

El capitán del Real Madrid veta a un galáctico que ya se mueve para acabar en el Camp Nou

19 de junio de 2019 (12:30 CET)

El capitán del Real Madrid ha movido ficha. Y todo gira en torno a uno de los nombres que más han sonado en los últimos tiempos en el entorno del Real Madrid: Neymar Jr. Nasser Al-Khelaïfi sorprendió a propios y a extraños hace apenas unos días dejando muy claro que las puertas del París están más que abierta para quien quiera salir.

“No quiero comportamientos de estrellas: hay que trabajar más y si no están de acuerdo (los jugadores), adiós”, apunto el máximo responsable del PSG. Y claro, ante tal bombazo, los movimientos en el entorno del jugador ya han empezado.

La idea del delantero es muy clara: recalar en un club en el que vuelva a situarse entre los mejores jugadores del mundo. En París ha fracasado y ahora quiere regresar a la élite mundial.

Sergio Ramos veta a Neymar

Pero todo apunta a que no será precisamente en el Real Madrid. Y es que los últimos líos del delantero han provocado que muchos en la casa blanca desaconsejen su fichaje. Entre ellos el capitán, que ya le ha hecho saber a Florentino Pérez que no lo quiere.

Con Eden Hazard en el equipo, parece que la banda izquierda está más que cubierta. El refuerzo que toca ahora es el que cubra la baja de Bale. Además, lo último que quiere Ramos en meter en Valdebebas a un jugador problemático como es Neymar.

Neymar Jr | EFE

Por el contrario en el Barça sí que se están planteando su vuelta. Cuentan que Messi ha pedido su fichaje a Bartomeu y jugadores como Suárez ya están lanzando flores al brasileño en público.

La vuelta no se descarta. De hecho cuentan desde el entorno del jugador que ya estaría preguntando por su antigua residencia en la ciudad condal. Ney quiere volver a Barcelona, los pesos pesados parece que ya se están mojando por él y la secretaría técnica lo ve como un fichaje, obviamente, más que interesante.

Falta ver ahora qué exigencias ponen desde París para dejarlo salir. Una cosa es que las puertas estén abiertas y otra muy diferente que quieran regalarlo. Eso sí, que ya esté buscando casa es más que sintomático.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad