"Se lo dices tú o nos encargamos nosotros". Los cracks del Barça amenazan a Luis Enrique si no rectifica

stop

El vestuario manda un directo a la mandíbula del entrenador

Luis Enrique, con cara de pocos amigos, frente a los cabizbajos Messi y Neymar | EFE

14 de marzo de 2017 (22:04 CET)

Aviso a navegantes. Luis Enrique Martínez se irá del Barça el próximo 30 de junio. Pero hasta entonces, deberá asumir que el vestuario está al mando.

Los pesos pesados del equipo se reunieron esta semana para valorar la derrota del pasado domingo en Riazor. Otra más de Lucho.

Una vez recuperadas las buenas sensaciones y la senda de la victoria, Luis Enrique volvió a apostar por un once que no es el que debe dar la Liga al Barça. No lo ve.

El asturiano saca la raza en situaciones límite. No titubeó contra el Celta, ni contra el PSG. Apostó por los mejores y se exhibieron.

Rescatando a los 'segundones' del equipo, vuelta al sufrimiento. Cualquiera diría que está ciego, que no capta los mensajes, clarísimos, que le mandan.

André Gomes no funciona. Y el problema es muy fácil, salta a la vista: es un jugador que mira más por sí mismo, que por el compañero.

Un centrocampista del Barça nunca debe mirar por sí mismo, sino que debe encargarse de nutrir de balones a la MSN. Gomes no cumple el perfil.

En el choque contra el Deportivo, Gomes dejó un nuevo ejemplo de su ansia de protagonismo. Lanzó un peligroso disparo que marchó fuera cuando podía poner un centro para que Denis Suárez y Sergi Roberto marcasen a placer. No se da cuenta.

Ha sido regresar el portugués, y con él, los malos resultados del cuadro azulgrana. Hasta el punto de que los pesos pesados se han conjurado.

"Se lo dices tú, o nos encargamos nosotros", fue la conclusión de una reciente charla donde los Messi, Piqué, Neymar, Suárez y Rakitic llevaron la voz cantante.

Andrés Iniesta, Sergio Busquets y Javier Mascherano también estaban presentes. Hubo conversación con Lucho. Pondrá fin a las rotaciones.

Tiene un once de gala para ganarlo todo, con varios jugadores que pueden ir rotando. Pero André Gomes está condenado al banquillo.