Leo Messi | EFE

Rebelión contra Messi en el Barça. Los dos pesos pesados que le dicen ¡esto¡ a Bartomeu

stop

Es por un fichaje

02 de mayo de 2020 (12:39 CET)

La economía del FC Barcelona está en serios problemas desde hace tiempo. En el mercado de invierno se pudo ver que los azulgranas tenían más dificultades de las previstas para hacerse con un delantero centro.

De hecho, finalmente tuvieron que optar por un plan D prácticamente después de ver como no había dinero para fichar a Rodrigo Moreno (Valencia), Erling Braut Haland (Borussia Dortmund) se había escapado y la opción de William Jose (Real Sociedad) era excesivamente cara.

Pero eso solo era la punta del iceberg, ya que cuando comenzó la pandemia del coronavirus covid-19 se vieron las costuras de verdad a los catalanes.

Erling Haland

Sin dinero para fichar

La plantilla del FC Barcelona fue la primera del fútbol de élite que se decidió a bajarse el sueldo. El mensaje fue claro: salvar los sueldos de los trabajadores del club. Sin embargo, hubo otros dos mensajes que cambiaron la perspectiva sobre ello.

El presidente Josep María Bartomeu hablaba de las preocupaciones económicas del club: "No habrá tanto 'cash' y en la ventana de verano habrá más intercambios de jugadores".

El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, antes de la celebración del partido frente al Chelsea FC.  EFE/EPA/KIYOSHI OTA

Y Quique Setién quitaba mérito a los jugadores por rebajarse el sueldo ya que dejó entrever que era excesivo y a ellos no les costaba demasiado salvar trabajos de currantes del club.

La polémica

Sin embargo, pese a la situación financiera, Leo Messi sigue insistiendo en la vuelta de Neymar que supondría al club un coste de 150 millones de euros en cuestión de traspaso y alrededor de 30 millones de euros al año por salario.

Y por si eso fuera poco también pide a Lautaro Martínez, quien costaría más de 100 millones de euros y un salario superior a los 10 millones de euros por temporada.

Eso provocaría la más que probable baja de Ousmane Dembelé y posiblemente de Antoine Griezmann, dos jugadores que se habrían revelado contra las exigencias de Messi.

Todo hace indicar que los caprichos del crack argentino no acaban de gustar en el clan francés de la plantilla azulgrana, uno que no es precisamente pequeño.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad