Real Madrid, Barça, Inter, United y Milan: el amaño en el sorteo de la Champions

stop

Joseph Blatter, expresidente de la FIFA, reconoce prácticas corruptas en el fútbol de élite

Sorteo de la Champions

14 de junio de 2016 (09:20 CET)

Joseph Blatter, expresidente de la FIFA inhabilitado por corrupción, tira de la manta. El exdirigente suizo ha denunciado la existencia de bolas frías y calientes en los sorteos del máximo organismo y de la UEFA, tanto en los Mundiales como en la Eurocopa y en la Champions.

"En los sorteos hay bolas frías y bolas calientes. Se trata de poner previamente las bolas en el congelador. Al tocarlas ya se sabe qué hay", denunció Blatter.

Las palabras de Blatter ratifican la confirmación del periodista Francesc Aguilar que denunció supuestos ampaños en los sorteos de la UEFA, sobre todo entre 1972 y 1983. El truco consistía en calentar o enfriar las bolas con los nombres de los equipos que debían enfrentarse/evitarse en las siguientes rondas. Actualmente, está práctica sigue aplicándose, aunque de forma menos generalizada, y ha beneficiado o perjudicado a grandes equipos como el Real Madrid, el Barça, el Manchester United, el Chelsea y el Milan.

Artemio Franchi

Francesc Aguilar, representante español de la prensa en los votos de la FIFA para el Balón de Oro, publicó esta historia enSphera Sports. Asegura en sus líneas que todo fue una idea del entonces director de la UEFA, Artemio Franchi, con el apoyo del empleado de la Federación Española Andrés Ramírez. Era éste el encargado de variar la temperatura de las bolas, a petición de Franchi. Hasta que un día todo salió del revés.

"Este sistema era práctica habitual", asegura Aguilar. Ramírez calentaba las bolas o las enfriaba según convenía, y la mano inocente, evidentemente, estaba al corriente del amaño. Este sistema terminó por un descuido de Ramírez. Franchi le habría pedido evitar el enfrentamiento Inter-Real Madrid (era simpatizante del equipo italiano), pero el empleado español pasó la noche con una amiga íntima trabajadora de la UEFA y se olvidó de poner las bolas en el congelador. El destino emparejó a los dos equipos.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad